miércoles, 21 de octubre de 2009

"La vida de un niño pobre de Petare vale menos que una bala"


Vecinos del barrio San Blas protestaron por el crimen de un infante de 7 años


"Yo sólo quiero justicia para mi bebé aunque eso va a ser difícil porque a mí también me mataron", exclamaba la señora Yasmeris Ardiña, sentada frente a la puerta de su casa después que sus vecinos del barrio San Blas improvisaran una protesta por el asesinato de su hijo mayor, de sólo siete años.

Poco después de las ocho de la noche del domingo un grupo armado pasó por la zona. Dispararon contra miembros de otra banda rival; los proyectiles le quitaron la vida al infante de siete años e hirieron a otras cuatro personas, incluyendo a un primo de la víctima, de ocho años de edad. "Mi hijo estaba en la casa de su tío (a pocos metros de su casa), escuchamos unos disparos y nos asomamos. Después que los ladrones se fueron fuimos a ver y lo encontramos tirado en el piso. Era una criatura que no tiene culpa de nada. Le pido al Gobierno que se ocupe más de los pobres, que nos están acabando a tiros", acotó la señora mientras sus vecinos mostraban pancartas hechas con papel. "Aquí hay tiros todos los días. La vida de un niño pobre en Petare vale menos que una bala", aseveró la madre mientras su otra niña de dos años intentaba jugar en una escalera bañada por aguas negras y sus tías lloraban a gritos. Un contenedor de basura fue volcado sobre la calle principal del barrio San Blas. Prendieron fuego a la basura. La protesta se prolongó por dos horas y el transporte por la zona fue suspendido durante la mañana de este lunes. "No es posible que a la gente pobre la sigan matando así y a nadie le importe", decía la acongojada mujer mientras que su esposo realizaba gestiones de rigor en la morgue de Bello Monte. Vecinos aseguran que el tiroteo duró media hora. El señor José Ríos, padre del menor asesinado, contó que al escuchar los disparos observó la casa donde se encontraba el chiquillo y se percató de que se encontraba bien, pero luego decidió cerciorarse. "Lo encontré tirado en el piso. Tenía un tiro en la cabeza. Me lo quitaron". Ríos indicó que los hampones pasaron disparando, perseguían a otros delincuentes. Versiones policiales indican que en la casa del menor se celebraba una fiesta y que los antisociales de la banda "Los Chacales" buscaban a sus rivales de la banda "Los Huequiteros", quienes habitan en La Ceibita, conocida como Invasión. Los vecinos se encontraban molestos por la inseguridad. Dijeron que la noche del domingo los cuerpos policiales estuvieron en el lugar y después se marcharon. Ayer sólo quedaban efectivos de Polimiranda. Agentes del Cicpc iniciaron pesquisas para tratar de capturar a los responsables, mientras Polisucre aprehendió e hirió a dos sospechosos: José Amauri Mendoza (alias El Amauri y cabecilla de "Los Chacales") y Elix Johan Julio Muñoz (22).

Gustavo Rodríguez
EL UNIVERSAL


http://caracas.eluniversal.com/2009/10/20/sucgc_art_la-vida-de-un-nino_1619766.shtml