domingo, 9 de agosto de 2009

El Antropoide Colorao actúa como un animal herido y así es más peligroso

"Crearemos ciudadanos socialistas a mi imagen y semejanza"


Entrevista// Angel Oropeza, psicólogo social


"La seducción y la oferta clientelar se secaron y al gobierno sólo le queda apoyarse en la represión y el miedo"

No sólo peligroso, sino impredecible, capaz de anunciar un golpe de estado con sus respectivos detenidos en un Aló Presidente, encender la llama de un "nacionalismo primitivo" contra algún país vecino o anunciar una insurrección de paramilitares en Elorza, en el "desarrollo de un guión cubano muy viejo y gastado", advierte Ángel Oropeza, psicólogo social y profesor de la Universidad Simón Bolívar, ante una situación "muy difícil" que estaría confrontando el gobierno.

-La arremetida del gobierno, en todos los frentes, a partir del 15 de febrero, pero sobre todo en los últimos días, ¿es una señal de fortaleza, (radicalizar el proceso) o de debilidad (fuga hacia adelante)?

-Luego del 15F se repitió lo de siempre: el presidente aprieta el acelerador cuando obtiene una victoria electoral. Y eso persiste hasta que surge algo que lo frene. En anteriores oportunidades padres y representantes protestaron por el currículum bolivariano, en el 2007 los estudiantes fueron un muro ante el cierre de RCTV y la propuesta de reforma constitucional. En esta oportunidad no aparecía ningún muro, pero ahora se dibuja un tanto por las protestas del sector laboral, el cierre de las emisoras de radio, la ley de educación y esto llevará a que el presidente aplique el freno.

-Hay muchas causas pero no la fuerza de antes.

-Puede ser, pero es evidente que la venta ideológica fracasó estrepitosamente y ahora sólo le queda acudir a la represión. Si haces un análisis de contenido del discurso del presidente encontrarás amenazas, discursos, regaños, advertencias, gritos destemplados. Ya no consigues ideas, sueños, proyectos, mucho menos rendición de cuentas. La otrora seducción se secó y al gobierno sólo le queda confiar en que el miedo garantice el acatamiento social para que el proyecto de dominación continúe. Sólo que el miedo no garantiza ni fidelidad ni aceptación, sino sumisión Y no es lo mismo acatar que apoyar, ni estar obligado que estar enamorado. Estas acciones evidencian que Chávez actúa como una especie de animal herido, debilitado.Pero por eso es más peligroso.Sabe que se le acaba el tiempo y ya no le importan mucho las formas.

-Ese peligro, ¿cómo se puede manifestar?

-La apuesta del gobierno es quebrar psicológicamente a la población y hacerle sentir que sólo le queda rendirse. Por eso la profusión de eventos y la apertura de demasiados frentes de guerra. La misión de un gobierno es administrar recursos para satisfacer demandas populares, pero en revolución lo importante es el hombre nuevo y crear frentes simultáneos para desconcertar al enemigo e impedir que se organice. Así, ante esta profusión de eventos la gente no sabe de qué agarrarse: hoy son las radios, mañana la educación, ayer la guerra con Colombia. Ellos esperan que la gente diga: "así no puedo, cógete el país, yo no sigo peleando". El problema es que esa apuesta no les está funcionando.

-Por la actitud de algunos radiodifusores uno pensaría que sí.

-El tema es que este ha sido el año récord (comparativamente) de protestas populares y laborales. Sientes la calle ardiendo y a un país muy lejos de lucir entregado, aquiescente o sumiso, como se pronosticaba después del 15F. Ellos quieren aprovechar lo que queda del último año no electoral (2009) para adelantar esta cantidad de reformas altamente impopulares, con la esperanza de que llegado enero, puedan disfrazarse de nuevo con el discurso de la paz y del amor para reconquistar los votos perdidos. Esa estrategia tampoco les está resultando.

-¿No crees que estas medidas dirigidas a crear miedo e incapacidad de reacción sólo impactan en sectores medios de la sociedad? Pareciera que los sectores populares tienen otras preocupaciones.

-Cuando hablo de generar miedo no me refiero sólo a los sectores de oposición, ni siquiera a los intermedios, no alineados, sino a sus propios sectores. Se trata de que acates porque, de lo contrario, puede venir contra ti cualquier tipo de acción. Y eso es así porque por encima de todo está el avance, la consolidación revolucionaria, aun a costa de un factor negativo como es la siembra del miedo.

-¿No hay un buena parte de los sectores más pobres que más bien agradecen la radicalización del proceso?

-No es eso lo que las encuestas arrojan. Aquí hay un fenómeno extraño digno de ser estudiado: todo lo que es la venta ideológica ha fracasado porque carece de respaldo popular. Temas como la sociedad sin clases, la pobreza es buena, la riqueza es mala, la desaparición , de la propiedad privada, los medios en manos del gobierno, el modelo cubano o el socialismo del siglo XXI, tienen un altísimo rechazo de la población.

-¿No sigue teniendo Chávez altos índices de popularidad?

-De alguna forma la gente, hasta ahora, pero pareciera que ya no tanto, ha optado por comprar al mensajero, mas no al mensaje. No compro el producto pero al vendedor sí porque, según los estudios, la mayoría entabló con Chávez una relación utilitaria, pragmática, de intercambio: "tú me das prebendas y yo te doy apoyo político". Cuando esto funciona la gente siente que Chávez es el único con quien puedes establecer esta relación. Pero cuando él intenta salirse del intercambio, es rechazado automáticamente.

-Esas son las otras preocupaciones a las que me refería. La baja del consumo, la inseguridad...

-La oferta de satisfacción de demanda es cada vez más pobre y peor el resultado de gestión. El gobierno pretende sustituir esos elementos por la satisfacción ideológica, pero la cosa no funciona y se refleja en los índices de popularidad. Por eso el presidente casi está en los niveles del 2002 y eso no sería tan grave porque el sube y baja. Lo grave es que la confianza, en todas las encuestas, es mucho menor que la desconfianza en el presidente. Además, por primera vez en 11 años la gente empieza a señalarlo a él, no al gobierno, como responsable de la inseguridad y el desabastecimiento.

-¿Cómo se traduce eso políticamente?

-Nadie puede pronosticarlo, pero a lo mejor estamos en una suerte de punto de inflexión donde ante la ausencia de seducción, el agotamiento del discurso enamorador y lo malo de mi hoja de resultados, sólo me queda apoyarme en la venta ideológica de los productos y en la represión. La reacción es rechazo al producto y al gobernante. Las encuestas arrojan que si hubiera elecciones en este momento, Chávez la tendría muy difícil. El fenómeno es general e incluye a los sectores populares.

-¿Está la oposición capitalizando ese rechazo?

-No parece que lo estuviera haciendo como debe.En las encuestas los puntos que pierde Chávez no los capitaliza nadie. De alguna manera la gente no traspasa ese apoyo a otros sectores. No ha aparecido, todavía un liderazgo fuerte, visible, con pegada popular, aunque parece en construcción. Luego hay un rechazo al gobierno muy heterogéneo: desde los sindicalistas de Fedepetrol (de franela roja), pasando por los sindicatos de Guayana, hasta diputados chavistas en apariencia sumisos o la gente de Curiepe.Es el gran país, que va mucho más allá de la oposición. Quizás por eso no es fácil para la dirigencia opositora capitalizar una rechazo tan regado y mayoritario.

Roberto Giusti
EL UNIVERSAL

2 comentarios:

Javi dijo...

Así mienten y manipulan los lideres de la izd.

http://adolfobarrena.com/2009/07/17/la-doble-moral-de-los-medios/

Saludos.

Inés de Cuevas dijo...

ESTE MARTES 11 DE AGOSTO DE 2009, TODOS APOYAREMOS CON NUESTRA PRESENCIA EN LA CALLE. LA MOVILIZACIÓN NACIONAL CONTRA LA APROBACIÓN DE LA LEY DE EDUCACIÓN. ¡ANÍMATE!! NO FALTES.
Mayor información en: http://inesdecuevas.blogspot.com
http://inesdecuevassolidaria.blogspot.com