martes, 1 de julio de 2008

Donde van: persiguen, acorralan, arrinconan, humillan, despiden ...

El verdadero rostro del "Socialismo del Siglo XXI"



En su columna de hoy en “El Mundo”, Eduardo Semtei se descarga contra el chavismo gobernante. Afirma que mientras ellos vivieron tranquilos en gobiernos anteriores, “llegados “ellos” al gobierno no tardaron en mostrar lo que ocultaban …. Donde van: persiguen, acorralan, arrinconan, humillan, despiden ...”

Esta es su columna completa del diario “El Mundo”:

Todo poder lleva sembrado en sus entrañas la tentación de la miseria y el atractivo de la mentira. Es una tara inevitable. Las mentiras de Bush para invadir a Irak fueron desconcertantes por su descaro. El agonizante estertor de Mugabe para mantenerse en el poder es asqueroso. Así como hay grandes miserias y mentiras hay pequeñeces.

Lo hecho contra Mario Villegas es un acto enano y vil. Una venganza triste y vergonzante. Recuerdo con claridad que Diosdado Cabello, Jesse Chacón, Joel Acosta Chirinos, Urdaneta Hernández y Arias Cárdenas, entre otros muchos, trabajaron tranquilos para el gobierno de Rafael Caldera. Estuvieron como Mustafá en la ópera “La Mujer de Argel” de Rossini “comiendo y callando”. Nadie los persiguió. Sus familias tuvieron la dieta segura. Uno de ellos fue hasta “cónsul”. El pan tranquilo. Llegados “ellos” al gobierno no tardaron en mostrar lo que ocultaban en los intersticios de sus almas. Donde van: persiguen, acorralan, arrinconan, humillan, despiden. Parecen alimentarse de pura carroña. Donde no la hay la fabrican. Los hermanos de Mario: Vladimir y Ernesto, pese a que Mario les solicitó públicamente no inmiscuirse, le pidieron públicamente al Presidente, a Cabello, a quien quisiera oír, que respetaran el derecho al trabajo de un opositor que cumplía cabalmente con su trabajo. De nada sirvió el ruego ni los servicios prestados por sus hermanos al gobierno. Mario sigue perseguido y amenazado de despido.

Hasta en los obituarios se evidencia la lisonjería y el odio social. Si fallece un ex presidente o un ex diputado ajeno al gobierno, no importa cuál fue su historial o su contribución a Venezuela, sea este Luis Herrera Campíns o Eloy Torres, o si muere un intelectual sea este Eugenio Montejo o Adriano González León, pocos, si acaso algún organismo oficial, recuerdan su memoria a través de homenajes o simples escritos de prensa. Pero a la muerte del hermano de un dirigente del Psuv, triste y lamentable como todas, pero de cuya vida no se conoce ninguna contribución trascendente al arte a la ciencia o a la política, vimos aparecer más de 150 avisos de lamentaciones y pesadumbres durante tres días en todos los diarios del país. Los trepadores y cipayos se encaraman en todas las ramas del Poder Público.

Nuestra industria fundamental no suma ni una sola refinería nueva. En 10 años seguimos teniendo las mismas: el CRP, El Palito, San Roque, Bajo Grande. La reinversión es nula. La reposición de equipos falla. La expansión productora y petroquímica luce débil y timorata.

Hasta en la muerte se evidencian carencias. El Cementerio General del Sur es un parque abandonado, invadido por el monte. Plagado de delincuentes y especuladores. Lugar lúgubre donde los pobres evidencian con dolor sus carencias y dificultades. Las morgues en todas las capitales son una ofensa abismal tanto a los difuntos como a sus familiares. Los cadáveres yacen en el piso amontonados, con un parecido atroz a las trincheras donde los depositan por guerras, epidemias o genocidios. Los familiares a más de la pena de la muerte de un ser querido se ven obligados a identificarlos en condiciones físicas y ambientales deprimentes, a escarbar en su búsqueda. Los olores marean las voluntades y torturan a quienes tienen la difícil tarea de identificarlos, muchas veces a poca luz.

Exhibimos riquezas por doquier, allende nuestras fronteras. Bolivia y Nicaragua gozan de cambio libre de divisas mientras en Venezuela existen límites excepto cuando los viáticos son para un funcionario de gobierno, en cuyo caso no hay excesos ni presupuestos.

Si bien es cierto que lo descrito no es una señal inequívoca de un Estado que marcha atávico e inexorablemente al desastre, son muestras de que una enfermedad anida sus larvas en el cuerpo del Gobierno. Las pequeñas miserias no tardan mucho en convertirse en los grandes. El que tenga ojos que vea. Si no tiene entonces que huela. Oiga o palpe.


http://www.noticias24.com/actualidad/?p=15619

2 comentarios:

Nómadas dijo...

Nosotros sabemos lo que significa el nuevo socialismo. Nuestro Presidente está en la cárcel y lleva dos meses sin que nadie se lo pueda explicar. España sufre una degradación de valores hasta ahora inaudita y persigue con ferocidad salvaje y descarnada a los exiliados de sus ex colonias como Guinea Ecuatorial y el Sahara. Nos ha negado el pan y la sal y le ofrece nuestras cabezas al sátrapa que mal gobierna nuestro pequeño país. Sabemos muy bien quienes son los socialistas y recomendamos un libro que les llevará a conocerlos aún mejor, Orwell, 1984.

Les deseamos lo mejor en la lucha y que resistan el embite de estas alimañas. La democracia los ampara y los defiende y cuando llegan al poder destruyen los puentes para apropiarse del país y hacernos sus priosioneros. No habrá paz hasta que se vayan y se irán sin antes intentar silenciarnos.

Viva la Libertad y estamos con vosotros, de todo corazón.

Exiliados guineanos.

Yetro dijo...

Nómadas:

Sí, más o menos conocemos lo que es el "socialismo". ya Chavez nos ha dado algunos ejemplos: persecución, inhabilitaciones políticas, imposición a la fuerza de ciertas leyes, etc., etc.

Saludos