martes, 7 de julio de 2009

Aunque Ud. no lo crea: Obama no es negro, y la OEA es chavista


La contundencia de las medidas de la OEA contra el nuevo gobierno de Honduras ha generado críticas de parcialidad, en comparación con la flaqueza del organismo cuando ha habido violaciones de la democracia en otros países.

Durante años grupos cívicos y de oposición han apelado a la Organización de Estados Americanos (OEA) a que actúe para frenar supuestos atropellos en Venezuela, Bolivia y Nicaragua, y ahora están atónitos por su intervención decidida en favor del depuesto presidente Manuel Zelaya en Honduras.

En Nicaragua, el obispo Bernardo Hombach contrastó la “beligerancia” de la OEA en el caso de Honduras con su silencio ante el “fraude” en los comicios municipales de noviembre.

Y en Venezuela, la oposición ha acusado a la institución de pasar por alto los abusos en ese país y ser “parcial” a favor del presidente Hugo Chávez.

Esas quejas también han resonado en los centros conservadores de Washington.

En declaraciones a Efe el costarricense Juan Carlos Hidalgo, del Instituto Cato, acusó al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, de “complacer a los países de la región que están en favor del proyecto bolivariano (de Chávez), porque depende de sus votos para su reelección”.

El político chileno afrontará la votación sobre su reelección como secretario general dentro de un año.

Zelaya, un empresario que llegó a la presidencia como candidato del Partido Liberal, de centro-derecha, y la promesa de combatir el crimen, se alió por sorpresa con Chávez una vez en el poder e integró a su país en la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), donde también están Cuba, Bolivia, Nicaragua, Ecuador y algunos países del Caribe.

Peter Hakim, director del Diálogo Interamericano y un analista más moderado que Hidalgo, también destacó que la OEA “ha tratado a Honduras de alguna forma como el peor violador de la democracia, mientras que no ha dado una respuesta similar frente a otros países miembros“.

En cambio, Peter DeShazo, un experto del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS, en inglés) y ex “número dos” de EE.UU. ante la OEA, cree que si ese organismo no hubiese excluido a Honduras de sus filas “habría perdido mucha credibilidad”.

A su juicio, la reacción enérgica ocurrió “porque fueron las fuerzas armadas las que detuvieron y sacaron al presidente” de Honduras, lo que hizo recordar un pasado doloroso en América Latina y resucitó el temor de golpes de estado parecidos en otras capitales.

Si Zelaya no hubiera sido expulsado y el conflicto político continuara internamente, la OEA habría expresado su “preocupación”, pero nada más, dijo DeShazo a Efe.

En cambio, Hidalgo acusó a Insulza de dar señales “de que estaba del lado de Zelaya en las arbitrariedades que venía cometiendo” cuando estaba en Tegucigalpa, principalmente su intención de celebrar una consulta popular para abrir la puerta a su reelección que fue declarada ilegal por el Tribunal Supremo Electoral.

Al mismo tiempo, Hidalgo denunció “el silencio ensordecedor de la OEA ante los abusos a las instituciones democráticas en Venezuela, Bolivia y Ecuador”.

El organismo cuenta con menos poder para defender la democracia cuando quien la socava es el propio gobierno, pues un presidente destituido puede invocar la Carta Democrática Interamericana, pero no así la oposición, según Genaro Arriagada Herrera, ex ministro chileno y experto del Diálogo Interamericano.

Aún así, ese documento es valioso como punto de referencia, a juicio de DeShazo, pues establece “lo que son los elementos esenciales de la democracia”.

Y a juicio de Michael Shifter, otro analista de asuntos latinoamericanos, los miembros del ALBA no deberían frotarse las manos de satisfacción por el apoyo de la OEA a uno de ellos.

Sus acciones con respecto a Honduras sientan un precedente de dureza sobre violaciones de las normas democráticas que otros gobiernos con tendencias autoritarias podrían lamentar en el futuro.

EFE

http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/64366/analisis-efe-acusan-a-la-oea-de-parcialidad-en-la-crisis-en-honduras/





La embajada de Estados Unidos en Honduras reaccionó “indignada” este martes por declaraciones “irrespetuosas y raciales” contra el presidente Barack Obama del canciller del gobierno golpista, Enrique Ortez Colindres, que por su parte hizo una declaración pidiendo disculpas.

El catire Obama, prototipo de W.A.S.P., y ahora es que nos enteramos...

Tradicionalmente WASP es el acrónimo inglés para " Blanco, Anglo-Sajón y Protestante" (White, Anglo-Saxon and Protestant) que definiría a la etnia blanca americana.



“Como el representante oficial y personal del presidente de los Estados Unidos de América, expreso mi profunda indignación en relación a los desafortunados comentarios irrespetuosos y racialmente insensibles del señor Enrique Ortez Colindres sobre el presidente Barack Obama“, dijo una nota del embajador de Washington en Tegucigalpa, Hugo Llorens.

El canciller del gobierno de facto de Roberto Micheletti se ha referido a Obama como “ese negrito que ni sabe dónde queda Tegucigalpa”.

“Dichos comentarios son profundamente indignantes para el pueblo estadounidense y para mí en lo personal. Estoy impactado por estos comentarios, los cuales fuertemente condeno”, subraya el embajador.

El gobierno de Estados Unidos se ha puesto en favor del despuesto presidente Manuel Zelaya, lo que ha originado las críticas de Ortez Colindres, designado canciller por el gobierno de Micheletti.

Ortez Colidres se disculpó durante un acto de juramentación de nuevos ministros en la Casa Presidencial.

“Reciba las más profundas disculpas y mis sinceras expresiones de amistad, al dirigirme a ese gran país que son los Estados Unidos de América para permitirme contribuir de la mejor manera a un feliz entendimiento entre ese gran país y la democracia de este país de la República de Honduras”, declaró.

El Gobierno ‘de facto’ hondureño califica a Obama como “el negrito”

El ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno ‘de facto’ de Honduras, Enrique Ortez, afirmó que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, es un “negrito que no sabe nada de nada”.


“Dejad a los hondureños que resuelvan sus problemas”, afirmó Ortez durante una entrevista emitida ayer por el programa Frente a Frente de la televisión hondureña Canal 5, y recogida hoy por el diario argentino ‘Clarín’.

Al ser interrogado por el entrevistador sobre una posible intervención militar venezolana y nicaragüense y el posible respaldo tácito de Estados Unidos, Ortez arremetió contra la Administración Obama.

“Ellos permiten lo que sea. Ya Estados Unidos no es el defensor de la democracia. En primer lugar el presidente de la república, que lo respeto, el negrito, no conoce dónde queda Tegucigalpa. Nosotros somos los que conocemos dónde está Washington y somos los obligados como país pequeño, un pigmeo democrático, a aclararles las concepciones y a leerle, tal vez en su idioma, lo que está pasando”, afirmó.

Vía Europa Press

http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/63594/el-gobierno-de-facto-hondureno-califica-a-obama-como-el-negrito/