jueves, 9 de julio de 2009

"A todo gorila le llega su Honduras"


"Toda autoridad usurpada es Ineficaz y sus actos son nulos"

Es notoria la felicidad del pueblo hondureño, otrora oprimido por un status quo precomunista que lo humilló por casi 4 años. Afortunadamente, las instituciones democráticas reaccionaron ante el hacer inconstitucional del ex-presidente, destacado alumno del "Ineficaz" en eso de las trampas dictatoriales y el absoluto irrespeto por los poderes constituidos -y la independencia de los mismos-, en un inequívoco despropósito de cumplir órdenes generosamente aceitadas con sobornos hechos a costa del patrimonio de los venezolanos.

El dictadorzuelo criollo cree sus propias mentiras, especialmente las referidas al inexistente bienestar del pueblo. Luce siempre desenfocado y como reubicado en Suecia o Noruega, e internaliza que las penurias se acabaron con él. Olvida: los niños de la calle, algunos ya adultos que asesinan a más de 130 personas en un fin de semana en Caracas; el hambre, hoy extendida a casi el 85% de la población; las ambulancias que no hay en los hospitales, pero regaló 130 a su amigo cocalero, en total desprecio hacia nuestros enfermos.

A algo así aspiraba el hondureño, pero la dignidad de Honduras no lo permitió, contando para ello con unas Fuerzas Armadas vigilantes de la incolumidad constitucional. ¿Las nuestras? Ni se preocupan por las transgresiones diarias que el "Ineficaz" hace de la Carta Magna, siendo el ejemplo más patético el que actualmente acontece con el alcalde metropolitano Antonio Ledezma, sumido en una huelga de hambre indefinida hasta que cesen las injurias constitucionales en contra del pueblo caraqueño, accionadas por el "Ineficaz" et al. al desatender las órdenes transmitidas por los resultados electorales del pasado 23/11. Nuestro respeto para el alcalde Ledezma, a quien no conozco en lo personal.

La diferencia fundamental entre Honduras y Venezuela es el petróleo. Ése que proporcionó al de Sabaneta un ingreso de más de un billón de dólares ($1.000.000.000.000) en los 11 años del desmadre del siglo 21. Hasta un nuevo habría hecho algo por el paisito, independientemente de que se hubiese robado el 90% de esos billetes estadounidenses que necesitaron miles de maletas tipo-Antonini para ser exportados a los bancos offshore. El quid está en que el de aquí se robó –junto a su familia y roommates- el 100% de la renta petrolera de la presente década y enajenó nuestro futuro a chinos y japoneses.

Al defenestrado de allá no le dio el tiempo para aprehender las enseñanzas hamponiles del de aquí, especialmente la compra de vergüenzas. Así las cosas, el gorila hondureño cayó fácil, porque Honduras quería hechos y no palabras. Sus poderes Legislativo y Judicial respondieron patrióticamente. Aquí: ¿a quién acudir? Los despoderes nacionales están narcotizados de tantas prebendas materiales, por lo que no debemos esperar por ellos.

El gorila criollo pronto tendrá su Honduras. Ésta demostró que las sociedades civilizadas sólo quieren trabajo, salud, seguridad, vivienda y educación, lo opuesto a lo que aquí ha acontecido.
Venezuela se enfila a una indetenible erupción social, porque toda entropía -causante del caos- migra de manera natural hacia niveles de menor energía, liberando ésta y permitiendo el retorno al orden. Lo contrario sería catastrófico, porque implicaría la destrucción de todo el sistema.

La restauración del Estado de Derecho –con fundamentación en el 350 constitucional- permite cualesquiera vías, sin retaliaciones futuras ni OEAs autistas.


Romer A. Romero-Martínez
Abogado//Químico
romerromero@interlink.net.ve
El Universal