viernes, 10 de julio de 2009

Un sudor frío recorre los cuerpos de los jefes de la Dirección de Inteligencia del Ejército. Hay varios oficiales detenidos




Publicado en el Semanario Las Verdades de Miguel (Venezuela) -

Para ver en grande y leer, pulse la imagen

http://media.noticias24.com/0907/ms1007.html




Honduras, la concha de mango



Gracias a los militares de Honduras, Chávez, Evo, Daniel y Correa podrán dormir tranquilos

Honduras ha sido un gran tablero de juego, desde donde fueron enviados mensajes muy firmes a las naciones de América Latina. Zelaya estaba listo para salir por la vía institucional, pero la "solución militar" resultaba estratégicamente más útil para lograr el rechazo global a la intervención de las fuerzas armadas en la política de nuestros países... De antemano se supo que Chávez intentaría convertirse en el "campeón de la democracia"; que trataría de mostrarse moralmente superior a EEUU y que caería en la tentación de estimular una rebelión de masas... Hoy el chavismo resiente del aparatoso revés. No lograron producir el "otro 13 de abril". Pero lo peor es que, de tanto pontificar sobre la democracia y contra "los golpes militares", han quedado ahora ensartados por los hilos de una normativa global pro-democrática que dificultará la programación interna preparada por los estrategas bolivarianos. Por eso hablan ahora de "golpes militares gorilas", procurando diferenciar entre los propios y "los otros".

Por lo pronto, a Chávez no le queda más opción que rediseñar la ruta para perfeccionar su "simulación democrática". El país disidente ha ganado tiempo. El gobierno deberá atenuar la visibilización de su instrumental militar porque el comandante cayó en la trampa de enfatizar su discurso antimilitarista... Los rojos saben que, tras el "caso Honduras", no prosperarán más golpes en esta parte del mundo: ni de izquierda, ni de derechas& ni tampoco, más adelante, los llamados "golpes constitucionales". Lo de Honduras fue un mensaje dirigido al corazón de los países del ALBA, aunque está explícito que, gracias a los militares hondureños, Chávez, Evo, Daniel y Correa podrán dormir tranquilos, sin la inquietud de ser desalojados a punta de bayonetas. El problema es que, por ahora, los planes de Chávez quedaron trastocados. Aunque la comunidad internacional no mencione los antecedentes de la expulsión de Zelaya, todo el mundo reconoce que sus arbitrariedades corresponden a un patrón que requiere ser abordado y vigilado en el capítulo que sobrevendrá a este episodio hondureño.

El oficialismo está consciente de que los focos de la multilateralidad comenzarán a colocarse en el desempeño de las democracias y en sus desviaciones. A partir de ahora son tan inaceptables las "soluciones militares", que resultarán imprescindibles las "alertas tempranas" frente a los atropellos y abusos que los originan. Las secuelas del caso Honduras revelan la magnitud del fracaso de Chávez con Zelaya. Otro tiempo está haciendo su entrada. Y, entre otros logros conquistados por Ledezma con su conducta valiente y comprometida, está el hecho de haberse convertido en un legítimo interlocutor internacional para la causa democrática venezolana. Su sacrificio personal no pudo ser más oportuno. Ledezma será el tema obligado de la próxima entrega.


Argelia Ríos
El Universal