jueves, 17 de septiembre de 2009

Julio Rivas: La protesta debe continuar


El estudiante Julio Rivas, ahora conocido como el recluso número 17, cuarto 28, de la cuarta torre de la prisión de Yare, difundió un mensaje a los venezolanos a través de su abogada Tamara Sujú: “La protesta debe continuar, que mi sacrificio sea válido, que sirva para que los venezolanos me tomen como bandera y salgan a la calle a protestar por mi libertad y por el respeto de las leyes”.


Sujú aseguró que tras la detención de Rivas, se encuentra la intención del Gobierno de causar temor a los estudiantes unos días antes del inicio de clases, cuando hay una efervescencia en la protesta en contra de la Ley Orgánica de Educación. Sin embargo, la abogada es testigo de que el Julio de Yare no es un muchacho temeroso, llorón ni arrepentido. “Hay un julio muy maduro que espera que su sacrificio valga la pena”, expresó.

La especialista indicó que el mensaje que el presidente Hugo Chávez quiere mandarle a los estudiantes es “yo puedo meterlos presos, mandarlos a una cárcel de delincuentes comunes si ustedes protestan en las calles, inventarles delitos, incluso aquellos que no existan en el Código Penal”.

Sujú destacó que la única prueba que hay contra Julio Rivas es un video en el que él sale diciéndole a un periodista de Venezolana de Televisión “yo tengo derecho a llegar a la Asamblea Nacional”. La abogada se pregunta cómo ese video es evidencia suficiente para sustentar los delitos de excitación a la guerra civil, instigación a la desobediencia civil, asociación para delinquir y uso de armas genérica, de los cuales se acusa al estudiante.

Informó que la cárcel de Yare es un centro de reclusión de máxima seguridad, donde no existen armas ni drogas. Rivas se encuentra en la torre de los reclusos de mínima peligrosidad. “En cuanto a la seguridad de Julio, estamos tranquilos”, afirmó.

Sin embargo, Sujú denunció que a Rivas se le están violando derechos constitucionales al no permitirle recibir visitas o tener contacto con ninguna persona además de sus abogados. “No hay razón para que esté incomunicado, porque no está penado. Está siendo procesado”, aclaró.

Hasta el momento, Rivas no ha tenido contacto con el prefecto de Caracas, Richard Blanco, quien también se encuentra recluido en Yare. Al finalizar los 15 días de observación, existe la posibilidad de que el estudiante sea trasladado al módulo de los procesados, donde se encuentra Blanco.


http://www.noticierodigital.com/?p=51682#more-51682