sábado, 26 de septiembre de 2009

Más universitarios se sumaron a la huelga de hambre frente a la OEA


Lejos de casa, pero firmes en su objetivo, pasaron su primera noche al frente de la sede de la Organización de Estados Americano (OEA), el grupo de catorce estudiantes de las universidades de Oriente y Santa María que exigen la libertad de su compañero Julio César Rivas, de los presos políticos y la visita al país de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

A las 11:00 a.m. los paramédicos de la Alcaldía Metropolitana realizaron el primer chequeo a los huelguistas para evaluar su estado de salud. Transcurridas las primeras 24 horas, los jóvenes exhalaban buen ánimo y departían entre ellos desde sus colchonetas. Varios ciudadanos se acercaron para obsequiarles libros y estampillas religiosas. Mas otros pasaron y apenas los miraron con cierta curiosidad.

La calma matinal se trastocó con el grito "¡Sucre, siempre consecuente!" que entonaron los nueve estudiantes de los estados Sucre y Bolívar que se integraron a la huelga de hambre.

"Esto es un acto de esperanza y de lucha contra el abuso de poder, el cierre de los medios, la inseguridad y la persecución contra quienes disentimos", expresó Juan Marcano de la UDO.

Con 24 horas sin ingerir alimento alguno, y el cansancio tatuado en su rostro, el estudiante de Derecho de la Universidad Santa María en Barcelona, Amílcar Marcano, se mostró sólido en su protesta.

"Espero que más jóvenes se unan a nuestra lucha. El silencio de las autoridades nos obligó a radicalizar nuestra protesta para exigir la libertad de Julio César Rivas y la libertad de todos los presos políticos".

En la Barcelona natal dejó a sus padres en ascuas por la posibilidad de que pueda ser detenido. "Ellos están preocupados, pero igual me apoyan porque sólo con sacrificios podremos lograr que se respete el derecho a disentir y que haya libertad".

Con el paso de las horas diversos dirigentes políticos se acercaron a expresar su apoyo. También llegaron cobijas, agua y suero para hidratar a los universitarios. Los que sí brillaron por su ausencia fueron los funcionarios de la OEA. Nadie bajó a interesarse por la petición de los muchachos.

"Estamos preocupados por la cacería de brujas que ha desatado el Gobierno contra quienes piensan distinto. Llegó la hora de parar está ola de detenciones, y con está huelga estamos sentando las bases para ello, declaró el bachiller José Luis Febres de la UDO.

No se moverán
La huelguista y vocera del grupo, Rebecca Rojas, expresó la firme convicción de que no se moverán hasta que no haya una respuesta por parte de la OEA. "Exigimos la libertad de Julio Rivas, quien está preso por ejercer su derecho constitucional. Vamos a seguir en las calles para defender nuestros derechos ciudadanos. Reiteramos al secretario general de la OEA, José Manuel Insulza, que le exija al Gobierno que autorice la presencia de la Comisión Interamericana en el país, para que palpe de primera mano nuestra realidad. No nos iremos de la OEA hasta que tengamos una respuesta y se deje en libertad a Julio Rivas", expresó.

Gustavo Méndez
EL UNIVERSAL