lunes, 14 de septiembre de 2009

Oliver Stone, gringo sotreta, pesetero y lambucio, vete directo al carajo y te llevas contigo al africano musulmán que pusieron en la Casa Blanca

Oliver Stone, el jalabolas Nº 1 del "imperio". Ojalá toda tu familia muera con el virus AH1N1 o por lo menos de cáncer en el intestino grueso. Arrastrao, gringo de mierda. Vete a vivir en Cuba, cabrón lameculos.

Yetro


-----------------------------------------------------

Oliver, shut up!

Dése un paseíto por aquí para que vea lo que ha hecho el "muchacho" de su película

Todavía no sé cómo definir la impresión que me producen los socialistas-comunistas tipo Oliver Stone. Porque Mr. Stone lleva una vida de capitalista de los más salvajes. Muy fácil ¿no? Corazón del lado izquierdo y bolsillo del lado derecho.

El Oliver Stone de hoy aparece muy lejos de la realidad que se vive en su país y fuera de él. Tan lejos como estaban quienes produjeron el film "The Green Berets" (Las Boinas Verdes), al tratar de glorificar un hecho tan repudiable desde todo punto de vista como la guerra de Vietnam y contra el cual Stone reaccionó, produjo y dirigió "Platoon" (Pelotón), una película que en su momento estrujó el alma de millones de personas, entre las cuales me cuento.

¡Qué lástima que Oliver Stone, que tiene tantas herramientas en su mano para llevar un mensaje que llegue a multitudes, opte por explotar temas que desconoce, que han causado muchos sufrimientos y que esconden terribles injusticias!& ¿Será que no importa el tema, si al final depara pingües ganancias? ¿Será que ahora produce lo que sea, si encuentra quien le financie la película?

Yo no creo en el comunismo, pero no puedo dejar de sentir respeto por los comunistas cuyas vidas y actitudes han sido fiel reflejo de lo que profesan. Como los hermanos Gustavo y Eduardo Machado. Como Domingo Alberto Rangel, padre. Pero los comunistas como Stone, que lo que dicen no tiene nada que ver con lo que hacen, que se han hecho multimillonarios explotando la miseria y las miserias humanas, sencillamente me asquean.

Mr. Stone, dése un paseíto por Venezuela para que se percate de que tan sólo en el último par de meses el "muchacho" de su última película cerró 34 emisoras de radio y dos de TV, promulgó una Ley Electoral tramposa que blinda su elección y la de sus copartidarios de por vida y una Ley de Educación que ideologizará a los niños de hoy para que sean "los Chávez del mañana". Que se hace de la vista gorda ante la delincuencia rampante, pero que metió preso a un muchacho que pintó graffitis y le puso mordazas a unas estatuas, a un prefecto que incurrió en el "delito" de defender a su acusador y a unos trabajadores que en pleno derecho protestaban.

No, no es el Rey de España quien se tiene que callar y escuchar. Es usted, Mr. Stone. Shut up and listen! O para decirlo en perfecto castizo, Oliver ¿por qué no te callas?


Carolina Jaimes Branger

El Universal