sábado, 20 de junio de 2009

Herida mortal al régimen iraní o el tremendo peo que enfrenta Hugo Mahmoud Ahmadinejad Chávez
















La crisis electoral ha revelado a los iraníes que la autoridad suprema de Irán, designada por Dios para gobernar como guardianes y árbitros en la política, realmente responde a intereses terrenales y no divinos. El experto iraní Farid Zakaría concluye que por ello la actual crisis le ha inflingido una herida mortal a la base ideológica del régimen.

Así lo reporta la entrevista a Zakaría por CNN, con traducción de ND.

Zakaría: Se le ha inflingido una "herida mortal" a la ideología del régimen iraní

El margen decisivo de la victoria electoral del Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad la semana pasada sorprendió a muchos observadores y encolerizó a los partidarios opositores, que en los días siguientes salieron a las calles a protestar en cientos de miles de personas.

Al menos ocho personas han muerto en los enfrentamientos, según la financiada por el gobierno Press TV.

Algunos expertos han llamado el efecto sin precedentes: Varias personalidades poderosas han apoyado abiertamente al principal candidato opositor Mir Hossein Moussavi, a pesar de que el líder supremo, el Ayatola Alí Jamenei, ha hecho apoyado los resultados oficiales a favor de Ahmadinejad.

En el ínterin, usando usando sitios de redes sociales como Twitter, los iraníes han podido burlar los esfuerzos del Gobierno para restringir la cobertura de los medios de comunicación, y el clamor contra el resultado de las elecciones se ha intensificado.

En la oración del viernes en Teherán, Jamenei dijo a la audiencia partidista que las "élites gubernamentales" tendrían que "rendir cuentas de todos los actos de violencia y de derramamiento de sangre y disturbios." CNN habló con Fareed Zakaria sobre la importancia de las recientes protestas y la respuesta del liderazgo:

CNN: Como ha visto la situación que se desarrolla en Irán durante la última semana, ¿cuáles son tus pensamientos?

Fareed Zakaria: Una de las primeras cosas que me sorprende es que estamos viendo la caída de la teocracia islámica.

CNN: ¿Quiere decir usted que el régimen caerá?

Zakaria: No, no me refiero a que el régimen iraní caerá pronto. Es posible - yo espero que así sea - pero los regímenes represivos puede quedarse por mucho tiempo. Quiero decir que este es el fin de la ideología que está en la base del régimen iraní.

El fundador del régimen, el ayatollah Ruhollah Jomeini, expuso su especial interpretación del Islam político en una serie de conferencias en 1970. En esta interpretación del Islam chiíta, juristas islámicos habían sido ordenados divinamente para gobernar como guardianes de la sociedad, no sólo árbitros supremos en cuestiones de moralidad, sino también en la política. Cuando Jomeini estableció la República Islámica de Irán, esta fue la idea en su corazón. La semana pasada, esta ideología sufrió una herida mortal.

CNN: ¿Cómo así?

Zakaria: Cuando el Líder Supremo, Ayatolá Ali Jamenei, declaró que la elección de Mahmoud Ahmadinejad fue una "decisión divina", estaba indicando que fue divinamente sancionada. Pero nadie lo compró. Se vio obligado a aceptar la necesidad de una investigación sobre la elección. El Consejo de Guardianes, supremo órgano constitucional de Irán, se reunió con los candidatos y prometió investigar y tal vez realizar algunos recuento de votos. Jamenei ha endurecido su posición, pero eso es ahora irrelevante. Algo muy importante ha sido puesto al descubierto en el Irán de hoy: la legitimidad no se deriva de la autoridad divina, sino del apoyo popular.


CNN: Se han producido protestas en Irán antes. ¿Qué hace esta diferencia?

Zakaria: En el pasado, las protestas han sido siempre la calle contra el estado, y todos los clérigos del lado del estado. Cuando el presidente reformista, Mohammed Jatami, estaba en el poder, que entretienen la posibilidad de ponerse del lado de la calle, pero con el tiempo pegado con el establecimiento. La calle y el estado se enfrentan de nuevo pero esta vez los clérigos están divididos. Jatami abiertamente del lado del rival, Mir Hossein Moussavi, al igual que el Gran Ayatola reformista Montazeri. También lo ha hecho Ali Larijani, vocero del parlamento y un hombre con fuertes lazos familiares con los más altos niveles de la jerarquía religiosa. Detrás de la escena, el ex presidente Akbar Hashemi Rafsanjani, ahora jefe de la Asamblea de Expertos, otro importante órgano constitucional, está librando una campaña en contra de Ahmadinejad y del mismo líder supremo. Si los altos clérigos contrarían la divina decisión de Jamenei y argumentan que el Consejo de Guardianes está equivocado, es un golpe mortal a la premisa básica detrás de la República Islámica del Irán. Es como si un alto dirigente soviético hubiera dicho en 1980 que Karl Marx no era la guía correcta para orientar la política económica.

CNN: ¿Qué deberían hacer los Estados Unidos?

Zakaria: Yo diría que seguir lo que hemos estado haciendo. Al llegarle a Irán, públicamente y en repetidas ocasiones, el Presidente Obama ha hecho extremadamente difícil para el régimen iraní afirmar que están luchando contra una agresiva América empeñada en atacar a Irán. En su discurso inaugural, su saludo de Año Nuevo, y su discurso de El Cairo, hay un esfuerzo para transmitir respeto y amistad hacia los iraníes. Por ello es que Jamenei reaccionó de manera tan airada a la salutación de Año Nuevo. Porque socava la imagen de Gran Satán que habitualmente pinta en sus sermones. En su sermón del viernes, Khamenei dijo que los Estados Unidos, Israel, y especialmente el Reino Unido, están detrás de las protestas callejeras, una acusación que seguramente sonó ridícula para la mayoría de los iraníes. El hecho de que Obama ha sido cauto en su reacción le hace muy difícil a Jamenei y Ahmadinejad envolverse en una bandera nacionalista.

CNN: Pero ¿no deberíamos ser más vocales en nuestro apoyo a los manifestantes iraníes?

Zakaria: Creo que una buena analogía histórica es la prudente respuesta del Presidente George H.W. Bush a las grietas en el imperio soviético en 1989. Entonces, muchos neo-conservadores se enojaron con Bush en voz alta por no apoyar a quienes trataban de derrocar a los regímenes comunistas en Europa Oriental. Pero a Bush le preocupaba que la situación era frágil. Esos regímenes podrían acabar con los manifestantes y la Unión Soviética podría enviar los tanques. Dar a los comunistas razones para reaccionar con fuerza no ayudaría a nadie, menos que todos a los manifestantes. El enfoque básico de Bush fue correcto y se ha visto justificado por la historia.

CNN: Por último, ¿cree usted que el régimen va a sobrevivir?

Zakaria: Como dije antes, los regímenes represivos pueden durar mucho tiempo, y este régimen puede aguantar definitivamente si están dispuestos a utilizar la fuerza, imponer una estricta represión de las protestas, y detener a los dirigentes de la oposición. Sólo el tiempo lo dirá, por lo que vamos a ver lo que se desarrolle.



Noticiero Digital
http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=542557