domingo, 28 de junio de 2009

Micheletti: "Haré un gobierno de integración nacional"(Honduras)


La consulta que se efectuará hoy, además de ilegal, según el Poder Judicial y la Fiscalía, carece de transparencia por la omnipresencia del Ejecutivo y falta de participación de entidades garantes.




"Convocaré a un gran diálogo con todos los sectores nacionales e internacionales", dijo Roberto Micheletti en sus primeras palabras como Presidente de la República, luego que el Congreso lo nombrara en sustitución de Manuel Zelaya.

"Haré un gobierno de integración nacional", confirmó.

Roberto Micheletti dijo ante los diputados del Congreso que asume este cargo "en el estricto respeto y cumplimiento de la Constitución de la República."
Señaló que no llega a esta posición "bajo ignominia de un golpe de estado, llego a la presidencia de la República como producto de un proceso de transición legal, tal y como está comtemplado en nuestras leyes".
Este proceso, puntualizó, nos permite reafirmar la vigencia de la Constitución, el estado de derecho y la continuidad de la República.
Micheletti sostuvo que la Corte Suprema de Justicia, CSJ, el Poder Legislativo, el Ministerio Público y las Fuerzas Armadas, asumieron sus roles institucionales para reafirmar el respeto a las leyes y el respeto de la soberanía de la nación.
"Mi tarea inmediata será trabajar para restablecer la paz y la hermandad entre todos los hondureños y hondureñas", dijo.

La renuncia

El Congreso Nacional, en cadena de radio y televisión, leyó y aceptó la renuncia de Manuel Zelaya Rosales como Presidente de Honduras, la cual firmó antes de dejar el país y viajar a Costa Rica.

En un comunicado oficial, la Corte Suprema de Justicia explicó que las Fuerzas Armadas actuaron en base a ley al detener al Presidente de la República y decomisar el material de la encuesta ilegal que pretendía llevar a cabo el Poder Ejecutivo en contra de una orden judicial.

El presidente del Congreso, Roberto Micheletti, estaría asumiendo la Presidencia de la República en unas horas, confirmaron fuentes a LA PRENSA.

Después que militares arrestaron y sacaron a Manuel Zelaya Rosales del país, según la ley, el presidente del Legislativo debe asumir el cargo.

Zelaya llevaba a cabo hoy un proyecto ilegal de consulta popular a pesar que la Corte Suprema de Justicia había declarado la ilegalidad de la misma. Desobedeciendo el fallo judicial, Zelaya seguía adelante con su proyecto e hizo publicar en el diario oficial La Gaceta un decreto que en lugar de convocar a la encuesta de opinión, llamaba a una Asamblea Constituyente.

El presidente de Honduras Manuel Zelaya fue detenido esta mañana por elementos militares en cumplimiento de una orden de los tribunales de justicia. Fuentes confirmaron que ya se encuentra en Costa Rica

Una fuente de las Fuerzas Armadas dijo que la detención de Zelaya fue una orden de los tribunales de la República ante un acto ilegal consumado. La información es que la detención de Zelaya fue una orden del juzgado por la ilegalidad de este domingo y que se ha ordenado a las FF AA recoger todas las urnas.

"El presidente fue detenido en su residencia y llevado por los militares a la base aérea (en las afueras de la capital", dijo a la AP el secretario privado presidencial Carlos Enrique Reina. Todavía no se han confirmado si el presidente Zelaya salió a Venezuela,

"Hubo un enfrentamiento entre los atacantes y la guardia personal del mandatario", agregó, sin precisar si hubo muertos o heridos. Los militares aún se han pronunciado sobre el asunto.

Informó que unos 200 militares llegaron en camiones y rodearon esta madrugada la residencia de Zelaya en la colonia Tres Caminos, al este de Tegucigalpa, tras desarmar a unos 10 guardias fuertemente armados que lo protegían.

Zelaya destituyó el jueves al máximo jefe militar, general Romeo Vásquez, por negarse a cooperar en su consulta para impulsar reformas constitucionales. Aceptó la renuncia por igual motivo del ministro de Defensa, Edmundo Orellana, pero la Corte Suprema y el Congreso restituyeron al oficial.

La consulta no era supervisada por el Tribunal Supremo Electoral, el único organismo estatal para hacerlo. Fue rechazada por la Corte Suprema, la fiscalía general, el Congreso, la procuraduría general.

Hizo alusión así a que los militares gobernaron 18 años a Honduras, entre 1956 y 1982, luego de derrocar a tres presidentes elegidos democráticamente.

"Debo comunicarme con la comunidad internacional para que haga algo al respecto", dijo a su vez el secretario privado presidencial.

Noticia en proceso

Presidente consuma delito constitucional

El presidente Manuel Zelaya da un paso más hoy en su intento por cambiar la forma de gobierno democrático por un sistema socialista totalitario al desarrollar la encuesta de opinión ciudadana, un proceso viciado y nada transparente, con lo cual está consumando un delito constitucional.

Esta encuesta preguntará a la población si está de acuerdo en que en la elecciones nacionales de noviembre se convoque a una Asamblea Nacional Constituyente.

Esta Constituyente tendría como función derogar la actual Constitución e imponer una que, segun los críticos, ya está elaborada y está empapada del autoritarismo impreso en la Carta Magna de Venezuela.

Los resultados de la encuesta no son vinculantes, por lo que el Congreso no está obligado a acatar la petición que mande el Ejecutivo para que se forme la Constituyente.

Además de ilegal, segun el Poder Judicial, la Fiscalía y la misma Procuraduría General, este proceso carece de transparencia por la omnipresencia del Ejecutivo y falta de participación de entidades garantes.

Es así que el Gobierno hace una encuesta que él convoca, organiza, supervisa, escruta votos y proclama los resultados. La consulta, coordinada por el Instituto Nacional de Estadísticas, INE, iniciará a las 6.00 de la mañana y en las 15 mil cajas receptoras que se instalarán en todo el país sólo participarán representantes del Ejecutivo.

Para cuando la encuesta termine - a las 4.00 de la tarde - los resultados se enviarán por mensajes de texto a una central de Hondutel, sin que nadie constate que las cifras no sean manipuladas.

Extraoficialmente se ha dicho que desde hace algún tiempo el Gobierno ya tiene definido cómo quedará esta encuesta. La distribución del material la han hecho empleados del Gobierno o sindicalistas amigos del Presidente, luego que el Ejercito no aceptara cumplir la orden ilegal de hacer esa labor.

El Gobierno ha tenido que recurrir a pagar a miles de personas, incluidos periodistas, para que se involucren en el ejercicio, según denuncias. Se le han pagado hasta 500 lempiras a las personas que han firmado las hojas en las que se pide que se haga la encuesta.

Además, existe la denuncia de que en las dependencias estatales se amenazó a los empleados que no dejen su trabajo para sumarse a la logística de la encuesta. Quienes participen en esta encuesta cometen un delito, pues el Juzgado de Letras de lo Contencioso Administrativo dejó en suspenso todo acto relacionado con la encuesta y cuarta urna.

Esta resolución se tomó al admitir un amparo con suspensión del acto reclamado interpuesto por el Ministerio Publico (MP). El presidente Manuel Zelaya no se cansa de dar gracias a los Estados Unidos de ayudarle para que no se consumara su destitución por poner en riesgo el sistema democrático del país. El Congreso Nacional mocionó para que se le levantara un antejuicio y fuera separado del puesto.

La Presidencia de la República iba a ser ocupada por el titular del Congreso, Roberto Micheletti, pero Estados Unidos, por medio de su secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el embajador de ese país, Hugo Llorens, mediaron para que eso no sucediera.

También, las Fuerzas Armadas (FF AA), dirigidas por el jefe de Estado Mayor Conjunto, Romeo Vásquez Velásquez, dejaron claro que si se producía el cambio de mando ellos dejarían sin efecto ese acto para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente.

Los militares dijeron que no podían obedecer la orden ilegal del Presidente de trasladar las urnas y custodiar el proceso porque esa acción está en contra de la Constitución.

Desesperado y lleno de cólera, Zelaya ordenó la noche del miércoles la destitución de Romeo Vásquez Velásquez, así como aceptar la renuncia del ministro de Defensa, Edmundo Orellana.

En solidaridad con Vásquez renunciaron los jefes de las tres fuerzas militares, Naval, Aérea y Ejército.

Ante esa posición legal, Zelaya llevó una turba a la Fuerza Aérea Hondureña para sacar las urnas que se usan en la encuesta.

Zelaya quería reunir a unas 30 mil personas, pero a la manifestación sólo llegaron unas 1,500. A medida que pasa el tiempo, queda en evidencia que el Presidente pierde respaldo, al grado que a las conferencias llegan pocos periodistas, incluidos algunos corresponsales internacionales que han dado cobertura a la crisis política

.
El Tribunal Supremo Electoral declaró ilegal esta encuesta, pero el Gobierno, al igual que contra una resolución judicial, desoyó esa posición.

Este procedimiento de consulta, además de ilegalidad, ha estado inundado de mentiras y medias verdades.

El director del INE, Sergio Sánchez, fue a llamado a declarar a los magistrados del TSE ante quienes aseguró que la institución que él dirige no haría la encuesta y que ni tenía presupuesto para hacerla. Esta versión la contaron los magistrados electorales. Pero, sorprendentemente, Sánchez dijo al día siguiente que sí haría la encuesta y que sus declaraciones se habían tergiversado.

Acreditar delito

En declaraciones ayer a CNN, el fiscal general, Luis Rubí, afirmo que hoy se desplazarán 530 fiscales para levantar actas en los centros de recepción de las encuestas.

“Tenemos alrededor de 530 fiscales en todo el país que van a verificar la confirmación del delito en cuanto a la desobediencia, desacato, a las disposiciones de los tribunales de la República”, expresó el Fiscal.

“El Presidente lo hace (la ilegal encuesta) simple y sencillamente porque él es el Presidente y cree que está por encima de la ley”, añadió. Expuso que está comprometido al cumplimiento de la ley. “Ése es el único arreglo que desde el punto de vista de la Fiscalía acepta, que se sometan al cumplimiento de la ley y dentro de lo que disponga a la Constitución”, manifestó. La Policía apoyará a los fiscales en el levantamiento de las actas, sin involucrarse en las labores de la encuesta. Por otro lado el presidente Zelaya dijo que no se concretó la separación de Romeo Vásquez en la jefatura de las FF AA. “El Presidente lo destituyó y lo leyó en cadena nacional, que se arrepintió posteriormente fue otra situación, eso obligó al MP a interponer un amparo para que lo restituyera por una decisión arbitraria”, dijo.

El jurista German Leitzelar aclaró a algunos dirigentes magisteriales que apoyan la encuesta y cuarta urna que al instalarse una Constituyente desaparecerán los estatutos, incluido el de los docentes.

Algunos dirigentes creen que una Constituyente no puede derogar el Estatuto del Docente porque la actual Carta Magna garantiza su vigencia. En una Constituyente nace un poder originario y dicho artículo deja de ser vigente, junto a otros preceptos, expresó.

Al respecto, el presidente del Colegio Profesional Unión Magisterial de Honduras, Milton Bardales, respeta la posición de sus demás compañeros, mas no cree que existan garantías para que se mantenga vigente el Estatuto del Docente. Así como se consulta si se está o no de acuerdo con instalar una cuarta urna, asimismo se podría hacer una encuesta para derogar o no el Estatuto del Docente.

Alarma intromisión de Chávez en asuntos internos

La defensa que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ha hecho de su homólogo hondureño Manuel Zelaya y las críticas e insultos contra miembros de instituciones democráticas generó alarma en vastos sectores de Honduras sobre su eventual injerencia en asuntos internos del país.

“Es una intromisión de un país a otro”, dijo a la AFP el presidente del Congreso Nacional, Roberto Micheletti, quien aseguró que el “irrespeto con que Chávez trata al pueblo hondureño no se lo vamos a perdonar”.

Honduras vive una crisis política, que enfrenta al presidente Zelaya con la mayoría de los demás Poderes del Estado que se oponen a realizar este domingo una consulta popular promovida por el mandatario y que abriría el camino a una reforma constitucional y a una posible reelección presidencial.

La convocatoria a las urnas fue declarada ilegal por el Tribunal Electoral, la Fiscalía y el Congreso, además de recoger el rechazo de varias organizaciones sociales.

Micheletti salió al paso de declaraciones de apoyo a la iniciativa de Zelaya realizadas por Chávez.

“Nosotros estamos aquí, como soldados, a la orden de Honduras, apoyando los cambios que ustedes tengan a bien conducir”, le dijo Chávez a Zelaya durante una conversación transmitida en directo por el canal de televisión Telesur. El ideólogo del Socialismo del Siglo XXI calificó además de “gorila” y “traidor” al jefe del Estado Mayor Conjunto hondureño, general Romeo Vásquez, quien fue destituido el miércoles por Zelaya tras negarse a repartir el material electoral para la consulta de este domingo.

“El país no se puede entregar al chavismo”, reaccionó el obispo auxiliar de Tegucigalpa, Darwin Andino, quien no ocultó su preocupación porque en Honduras “se está dando lo mismo que se ha dado en Venezuela, en Bolivia y en Ecuador al sumarse a las iniciativas políticas de Chávez”, según dijo a la prensa local.

“Yo aquí en todo miro la mano del presidente venezolano Hugo Chávez y el país no se puede entregar al chavismo ni a nadie, pues queremos seguir siendo libres e independientes”, alegó el prelado.

Micheletti aseguró además que 12 asesores nicaragüenses y venezolanos llegaron este sábado a Honduras para colaborar con Zelaya y fueron recibidos por personal de Casa Presidencial.

Zelaya pretende saber con la consulta si la población está a favor de realizar un referéndum en coincidencia con las elecciones generales del 29 de noviembre para reformar la Constitución y permitir su reelección.

El giro que el Presidente hondureño dio a la izquierda, pese a ser elegido por el derechista Partido Liberal hace casi cuatro años, ha dejado perplejos a muchos de sus compatriotas, que ven la mano de Chávez tras la estrategia política de Zelaya.

Zelaya negó en rueda de prensa que haya recibido financiamiento externo para efectuar la convocatoria a las urnas, en particular de Venezuela, y afirmó que utilizó recursos públicos y de aportes voluntarios.

No obstante, el material electoral que se utilizará en la consulta de este domingo llegó al país en aviones procedentes de Venezuela, según fuentes de la Fuerza Aérea Hondureña. Chávez no fue el único en dar apoyo a Zelaya. Fidel Castro, el líder de la revolución cubana, salió de su silencio y apoyó moralmente al Presidente hondureño, y otro tanto ha hecho el nicaragüense Daniel Ortega, quien ha denunciado un intento de golpe de Estado contra su homólogo hondureño.


La Prensa.hn, Honduras

http://www.laprensahn.com/content/view/section/244684