sábado, 20 de diciembre de 2008

Ladillados están muchos chavistas que votaron diez veces por el comandante.


Ladilla (Phthirus pubis) o maneto

Perdonen la grosería


Ladillados están muchos chavistas que votaron diez veces por el comandante. Excusen la palabra pero ninguna otra describe mejor su estado su ánimo. Todavía no votarán “no” pero tampoco saldrán de sus hogares el día del referéndum. Cuando los enfoca la cámara en televisión alzan el puño cerrado de la mano izquierda aunque el aburrimiento los esté matando. Les resulta deprimente saber que los radicales del chavismo estaban a sueldo: unas cuatro mil personas de los colectivos armados del 23 de Enero y los luchadores de la “Esquina Caliente” tienen su cesta-ticket, según denuncia Teodoro Petkoff. Ver los maletines llenos de dólares por televisión y conocer las comisiones pagadas por Siemens le quitan el entusiasmo al más ingenuo.


Tropiezo el domingo con una caravana chavista por Caurimare: empleados públicos, militantes del PSUV gritan “Uh, AH, Chávez no se va”. En cualquier esquina colocan un kiosco para recoger adhesiones al referéndum. A un observador desprevenido le impresionaría la movilización del oficialismo frente a la limitada presencia de la oposición. Pero está ocurriendo lo peor para la revolución, aburre: hay más entusiasmo entre los estudiantes de oposición que entre la militancia del PSUV, un gigantesco aparato burocratizado y sin alma.

Los teólogos medioevales consideraban la acidia, la pereza espiritual, el peor pecado mortal. El tedio, y el aburrimiento, acabaron con el chavismo, están ladillados los que antes veían por los ojos del comandante.

El presidente de Ecuador ordena no pagar la deuda en un país dolarizado, como si nada fuera a pasar a continuación. ¿Correa está solo en su gesto, busca sencillamente una “quita” que le disminuya los pagos, o cuenta calladamente con el respaldo de Chávez para una maniobra de consecuencias impredecibles? Algo se está cocinando pero Correa juega con fuego en los momentos en que las posibilidades de crédito internacional se desvanecen. Por su parte, Cuba ratifica que quiere una reconciliación con los Estados Unidos. En Washington hablan de disminuir las restricciones que le impusieron a los exilados de viajar a la isla y enviar remesas a sus familiares. Para reactivar la economía, Brasil construirá en 15 años 12 millones de viviendas. El plan comienza el próximo año con una inversión de 90.000 millones de euros.

El Presidente George Bush confiesa que abandonó los principios de la economía de mercado para salvar la economía de mercado. Una jerigonza. ¿Dirá algún día Chávez que para salvar al socialismo del siglo XXI invitó a la Esson, Microsoft, y a la propia Fedecámaras, a que inviertan en Venezuela? Pidió a la oposición que dialogue con el Gobierno el mismo día que en la plaza Bolívar golpeaban a unos estudiantes y el gobernador Pérez Vivas no había podido tomar posesión.

En los Estados Unidos sale más barato guardar el dinero bajo la alfombra que en un Money Fund o en algunos bancos, la tasa de interés se redujo a cero y el cliente paga los costos administrativos del Money Fund.

Mientras tanto, demasiados chavistas andan ladillados. Apenas quedan unos cuantos militantes realmente formados que han leído a Marx. El resto de los partidarios de Chávez están cansados de tantas campañas, las franelas rojas se están destiñendo. Calladamente la inflación devora los beneficios de los planes sociales y vuelve las becas y las asistencias una miseria.