domingo, 28 de diciembre de 2008

Revolución parasitaria

Autósito con parásito dorsal, o sea, el capitalismo con la "robolución" pegada en la espalda
Un parásito es un organismo que vive a expensas de otro. El término se puede aplicar a lo que ha resultado de la revolución bolivariana. ¿Parasitaria de quién? Del sistema capitalista mundial. ¿En qué sentido? En múltiples sentidos. Está en primer lugar la aguda dependencia financiera. La revolución necesita de cuantiosos ingresos que solo puede obtener por la vía de altos precios del petróleo, los que a su vez no pueden darse sino es en medio de un crecimiento vigoroso y sostenido del capitalismo mundial. No es que se trate de una situación de transición en la que se esté pasando de una dependencia histórica a alguna forma de mayor autonomía. No. La verdad es que la revolución ha acentuado a niveles sin precedentes la dependencia que el país tiene del ingreso petrolero. Hoy somos más mono-dependientes y mono-exportadores que nunca.
Por otra parte, es el capitalismo norteamericano -el más consumado de los capitalismos- el que más intensivo uso hace del petróleo; y es el uso masivo del automóvil particular -el símbolo más conspicuo de ese capitalismo- el causante individual más importante del alto consumo del producto.

La revolución del comandante Hugo Chávez es parasitaria del capitalismo en otro sentido más profundo aun. Se trata de su propia identidad. Ella no logra definirse a sí misma, de manera positiva. Su única identidad es aquello que en apariencia no quiere ser; la crítica, la negación del capitalismo. De allí los machacones ataques que el Presidente hace a ese sistema.

Al carecer de identidad y de éxitos propios, se enconcha en el reiterado cuestionamiento al capi- talismo; al no poder mostrar ningún avance en sus nuevas formas de organizar la economía y la sociedad, en sus empresas de producción social, en sus fondos zamoranos, en su desarrollo endógeno, no le queda otra que chupar de la crítica capitalista. Claro está, los parásitos rara vez matan al organismo del cual viven.

El Universal
Gerver Torres
http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/4159/1/