domingo, 17 de mayo de 2009

“El loco con un cañón es otro… no yo”


El País de Cali, publica un reportaje de Hugo Mario Cárdenas López, donde reconocidos periodistas de medios de comunicación, hablan sobre la realidad por la que atraviesa la libertad de expresión y la prensa independiente en Venezuela.

Este es el reportaje de Hugo Mario Cárdenas López para El País:

La libertad de expresión, en versión de Chávez

Por: Hugo Mario Cárdenas López reportero de El País

Decir que en Venezuela no existe libertad de expresión sería faltar a la verdad. Sí la hay. No está mintiendo el presidente Hugo Chávez cuando dice que los medios de comunicación pueden informar sin censura todo lo que ocurre en el país, pero ¿a qué precio?

Desde que llegó al poder, el Mandatario bolivariano se las ingenió para acechar, presionar y asfixiar económicamente a los medios que mantienen una línea editorial contraria a sus políticas y pretensiones, buscando siempre que luzca intacta la liberta de expresión.

Fue entonces como para no tocar los medios se preparó una persecución tributaria contra empresas que pautaban en canales no afectos, juicios y detenciones a periodistas por supuestos delitos no relacionados con su profesión y acusaciones públicas hechas por funcionarios del Gobierno que han generado ataques físicos y verbales contra cualquier comunicador que asuma una posición crítica.

Para Teodoro Petkoff, ex candidato presidencial y director del diario Tal Cual, la situación en Venezuela es “paradójica” porque formal y constitucionalmente sí hay libertad de expresión, pero también una animadversión permanente desde el Gobierno hacia los medios.

“Mediante la agresividad y el enjuiciamiento el Gobierno ha creado una forma particularmente perversa de censura: la autocensura. Muchos medios ejercen mecanismos internos de autocensura, los cuales no se notan”, aseguró Petkoff.

Por su parte, Marcel Granier, director de Radio Caracas Televisión, cerrada por Chávez al no renovarle la concesión, negó en diálogo con El País que en Venezuela haya libertad de prensa. “Quien opine distinto a Chávez es rechazado, perseguido y humillado. Es un disidente y por lo tanto, un delincuente”.

“En Venezuela existe la misma libertad de expresión que hay en Cuba o Zimbabue. Hay un régimen dictatorial con un lenguaje y actitudes cínicas y socarronas que pueden confundir a algunos, pero es una dictadura pura y dura”, dijo Granier.

Andrés Izarra, presidente del canal Telesur, justificó la posibilidad de cierre de Globovisión en el “uso irresponsable del espacio radioeléctrico” que realizan algunos medios de comunicación.

Prensa libre vs. socialismo

Darles rienda suelta a los medios para que informen con objetividad lo que ocurre en Venezuela implica ventilar la corrupción, la crisis económica que pretende ocultar el Gobierno, desigualdades sociales, promesas incumplidas y el fracaso de las políticas productivas.

Eso lo tienen claro los directores de los medios independientes, quienes coinciden en que una libertad de expresión plena en Venezuela sería el principal obstáculo para el Socialismo del Siglo XXI.

El periodista y columnista Nelson Bocaranda aseguró que la libertad de expresión riñe con el socialismo de Chávez.

“Es incompatible porque el régimen de Chávez sólo quiere medios adulantes y que no lo critiquen. Es la repetición de las políticas de la vieja Unión Soviética o de Cuba en cuanto a querer tapar la realidad del país. Y esa riña aumenta a medida que el deterioro del Gobierno se hace más palpable”, considera Bocaranda, a quien el canciller Nicolás Maduro calificó de “sicario de la pluma” por decir que el alcalde de Libertador, Jorge Rodríguez, vive con su familia en Chacao y no en su municipio.

Un concepto similar expresa el reconocido periodista Roberto Giusti, quien cree que “los regímenes totalitarios no pueden convivir con medios de comunicación críticos que reflejen la verdadera realidad de los hechos.

“En países con gobiernos totalitarios, como era la Alemania de Hitler, quienes pensaban distinto eran borrados del mapa. En Venezuela esa situación está planteada, pero no se ha materializado. La intención es amenazar y chantajear a propietarios de empresas para que no anuncien en esos medios y ante la falta de recursos obligarlos a cerrar”, señala Giusti.

Esa ha sido la manera como se ha insistido para tratar de sacar del aire el canal Globovisión, hoy amenazado por haber cometido el delito de sacar una información en primicia antes que los medios oficiales, acto que interpretó el Gobierno como “terrorismo mediático”.

Decir la verdad implica todos los peligros para uno y su familia, pues si nuestras armas son el verbo y la pluma, las de ellos (Gobierno) son las armas reales, la violencia y los ataques de sus bandas armadas al mejor estilo del Haití de Duvalier o el Panamá de Noriega. Es grave la sensación de indefensión que vivimos”, indicó Bocaranda.

El director de Globovisión, Alberto Federico Ravell, señala que “el día que el canal no exista, el mundo sabrá que éramos como un trofeo con el que Chávez presumía de que en Venezuela había libertad de expresión”.

En su columna en el diario El Nacional, Marianella Salazar señala que “el Gobierno utiliza métodos execrables, propios de la Inquisición, contra periodistas y medios privados… En vez de callar a la delincuencia, que es el problema más grave que resentimos, pretende silenciar las escalofriantes cifras que prueban cómo se incrementó y auspició el crimen con la revolución bolivariana”.

Periodistas y directores de los principales medios coinciden en que Chávez podrá cerrar Globovisión y todas las emisoras que se rehusen a maquillar información a cambio de conservar su licencia de operación, pero la realidad del país ya no se oculta ni con los millones de dólares del petróleo, que por el precio del barril han empezado a escasear.

Los otros casos

El alcalde de Libertador y ex director del Partido Socialista, Jorge Rodríguez, aseguró públicamente al periodista Nelson Bocaranda que “no habrá cloaca donde te puedas meter”, por dejar en evidencia en su columna ‘Runrunes’ lo lejano que es Rodríguez del municipio que dirige.

En este momento se lleva a cabo un juicio contra el periodista Gustavo Azócar, quien también había mantenido una línea contraria a las decisiones y políticas que viene adelantando el presidente Chávez.

Además de cámara y micrófono, los periodistas de Globovisión han incluido entre sus elementos diarios de trabajo el chaleco antibalas y la máscara antigases.

Actualmente el Estado venezolano cuenta con seis grandes canales de televisión, dos cadenas radiales de transmisión nacional y una red de emisoras comunitarias, por lo que algunos consideran que “ Chávez busca la hegemonía mediática que caracteriza a las dictaduras”.


“El loco con un cañón es otro… no yo”

¿Cuál fue la falta que cometió Globovisión para que lo quieran cerrar?

Llamar a la calma luego de un fuerte sismo, cuando los medios oficiales no daban información al respecto. Nosotros logramos datos del servicio sismológico de EE.UU. y eso les pareció bochornoso.

¿Dice Chávez que con esa información generaron el pánico?

Aquí el único pánico de la gente es ver cómo nos está llevando el Presidente a un sistema comunista y creando leyes que fueron negadas en el referendo.

¿Es por eso que dijo que usted es un “loco con un cañón”?

Si alguien conoce a Chávez son los colombianos, que lo han sufrido como nosotros. Si en Venezuela hay un loco, no con uno, sino con muchos cañones rusos, es otra persona, no yo…

¿Será equilibrada la decisión que tome Diosdado Cabello, amigo de Chávez, sobre la suerte de Globovisión?

Él es juez y parte. Es una de los que más odia el canal y que me ha amenazado de muerte si al Presidente le pasa algo.

¿Por eso los acusaron de terroristas?

Los únicos terroristas que conozco son los amigos de Chávez, como lo demostró la computadora de ‘Reyes’. Terroristas son los de las Farc y el ELN que están protegidos en Venezuela y hospedados en hoteles lujosos.

¿Pese a todo, seguirán informando?

No vamos a hipotecar nuestra línea editorial como lo han hecho otros medios que eran críticos y hoy se han autocensurado y plegado al Gobierno.

¿Porque fue la multa millonaria que les impusieron esta semana?

Por un impuesto para el órgano que regula el cine cuando nosotros estamos exentos porque no transmitimos películas. La única película mala que hemos transmitido es la de esta revolución, que ojalá tenga un final feliz.

En pocas palabras

“Sólo aquellos que no nos asustamos ni cedemos al chantaje y las presiones somos quienes ejercemos nuestros derecho a la libertad de expresión en Venezuela”.

Teodoro Petkoff, director de periódico Tal Cual de Caracas.



Lo triste es que algunos medios que antes eran muy críticos, se escudan tras un falso equilibrio, cuando en realidad es que han llegado a un acuerdo con el Gobierno”.

Roberto Giusti, periodista.