domingo, 24 de mayo de 2009

"Espionando" en La Habana...


Un video oficial que aborda los motivos de la sustitución del vicepresidente Carlos Lage y el canciller Felipe Pérez Roque se está presentando desde hace varias semanas ante selectos grupos de la élite gubernamental cubana, según relata el diario “El Nuevo Herald”.

Un artículo de Wilfredo Cancio lo relata:


Las presentaciones comenzaron a mediados del mes pasado para una reducida audiencia de altos oficiales de las Fuerzas Armadas (FAR) y el Ministerio del Interior (MININT), así como dirigentes de primer nivel en las esferas del Estado y el Partido Comunista (PCC), dijeron fuentes vinculadas a organismos gubernamentales.

“Hay total hermetismo sobre estas exhibiciones, se dice que por el momento la gente de alto nivel está siendo citada en pequeños grupos para ver el material en una sala del edificio del Comité Central”, dijo una fuente que pidió anonimato. “El control es muy estricto”.

El informante añadió que el material cuenta con dos versiones: una corta de casi tres horas y otra más amplia de siete horas. Ambas contienen imágenes y declaraciones comprometedoras de Lage y Pérez Roque en torno a la figura del gobernante retirado Fidel Castro, al actual mandatario Raúl Castro y al vicepresidente primero José Ramón Machado Ventura.

Las versiones contrastadas en relación con el contenido del material coinciden en que muestra conversaciones de Lage y Pérez Roque con chistes relativos a la enfermedad y los años en el poder de Fidel Castro, y cuestionamientos sobre la capacidad de Raúl Castro para dirigir el país.

En una grabación hecha presuntamente después de la instauración de un nuevo Consejo de Estado, realizada el 24 de febrero del 2008, hay alusiones críticas a la designación de Machado Ventura como vicepresidente primero del gobierno, mencionado como “el hombre del bisoñé”. En los días previos a la sesión constitutiva del Parlamento, la prensa internacional especuló sobre el posible ascenso de Lage como segunda figura del Consejo de Estado. También aparecen fragmentos de una reunión en el Buró Político donde un colérico Raúl Castro fustiga el comportamiento de ambos dirigentes.

“Raúl Castro relata en el video que invitó a Jaime Crombet [vicepresidente del Parlamento] para que escuchara lo que decía ‘su yerno’ sobre el Comandante y la dirigencia histórica del país”, dijo una de las fuentes consultadas. Crombet, un veterano dirigente revolucionario, es padre de Tania Crombet, esposa de Pérez Roque.

Todo indica que la mayoría de las grabaciones fueron hechas en la residencia campestre del empresario cubano Conrado Hernández, representante de los intereses comerciales del País Vasco en la isla y amigo de Lage desde la infancia. La vivienda –conocida como “la finca”– está ubicada en las cercanías de Arcos de Canasí, unos 60 kilómetros al este de La Habana, y era frecuentada por ambos dirigentes para fiestas, juegos de dominó y ratos de esparcimiento.

Un diplomático latinoamericano radicado en La Habana confirmó esta semana a El Nuevo Herald que el video fue puesto ya en conocimiento de “las altas esferas del gobierno venezolano”, aunque declinó precisar si la presentación se produjo durante la más reciente visita del presidente Hugo Chávez a Cuba, a mediados de abril.

Al parecer, Hernández decidió grabar las conversaciones informales de Lage y Pérez Roque con el propósito de entregar “evidencias” a la inteligencia española sobre la forma de pensar de la nueva generación de líderes cubanos y los cambios que se avecinaban en la isla.

Pero hay fuertes indicios de que, paralelamente, la contrainteligencia militar estaba siguiendo el caso desde hacía meses y procedió a actuar ante las posibilidad de que Hernández se fugara.

Hernández, delegado de la Sociedad para la Promoción y Reconversión Industrial (SPRI), fue detenido intempestivamente el 14 de febrero en el aeropuerto internacional de La Habana, cuando se disponía a viajar con su esposa a Bilbao. El 27 de febrero la oficina de la SPRI en La Habana fue sometida a un registro policial, que concluyó con la incautación de numerosos documentos.

Apenas 72 horas después de la requisa, el 3 de marzo, apareció la Nota Oficial del Consejo de Estado anunciando que Lage y Pérez Roque eran “liberados” de sus respectivos cargos, pero sin explicar los motivos del cambio. Fue Fidel Castro quien los llamó “indignos” y afirmó que “la miel del poder” despertó en ellos ambiciones que llenaron de ilusiones a los enemigos de Cuba, en un artículo aparecido en los medios oficiales.

Aunque no se mencionó en los medios estatales, también fue separado Fernando Remírez de Estenoz de su cargo de jefe del Departamento de Relaciones Internacionales del PCC. Remírez de Estenoz era un cercano amigo y colaborador de Lage desde la época en que ambos estudiaron Medicina en La Habana y se forjaron como dirigentes de la Juventud Comunista (UJC).

Como parte de la investigación fue detenido además el doctor Raúl Castellanos Lage, subdirector del Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular (ICCC) de La Habana. Castellanos Lage era responsable de las inversiones en esa institución, y mantenía estrechos vínculos con Hernández y la SPRI.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN), declarada ilegal por el gobierno y que lidera el disidente Elizardo Sánchez, ratificó la detención de Castellanos Lage, aunque dijo desconocer su paradero y las causas que motivaron el arresto.

Lage y Pérez Roque reconocieron públicamente sus errores en sendas cartas aparecidas en la prensa cubana. Desde entonces se desconoce su paradero. Extraoficialmente trascendió que a Lage se le ofreció un puesto en una dependencia de salud pública, pero no la aceptó.

La situación de Hernández y su presunto vínculo con la inteligencia española tampoco ha sido públicamente esclarecida, a pesar de que una comitiva del gobierno vasco viajó a la isla para indagar sobre la suerte de su delegado comercial. La nacionalidad cubana de Hernández ha limitado el alcance de las pesquisas diplomáticas españolas.

El gobierno vasco asegura que la investigación emprendida por las autoridades cubanas no tiene relación con las actividades que Hernández realizó como representante de la SPRI, cuya sede habanera se estableció en 1998. Sin embargo, la Consejería de Industria del gabinete vasco anunció ya la intención de nombrar un sustituto para que la oficina de la SPRI continúe de inmediato su trabajo en Cuba.

El rompecabezas en torno a Hernández se complicó esta semana tras revelaciones de que un equipo de agentes secretos del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de España fue expulsado de Cuba. Según un reporte del diario español El Mundo, los agentes se desplazaron a la isla para investigar las actividades de una veintena de miembros de la organización terrorista ETA asentados allí desde los años 80.

Justamente Hernández mantenía fuertes nexos con el grupo empresarial vasco UGAO, establecido en Cuba desde 1987 y presidido por el militante etarra José Miguel Arrugaeta San Emeterio. UGAO ha financiado importantes proyectos en sectores como la energía térmica, la industria ligera y los servicios de salud, aportando tecnología avanzada a la isla.

“Conrado [Hernández] era aquí el eslabón entre la gente de UGAO y el gobierno cubano”, declaró un empresario español establecido en la isla.

Interrogado el jueves sobre la expulsión de los agentes del CNI, el canciller español Miguel Angel Moratinos restó importancia al incidente y afirmó que lo que se había producido era “un relevo” que suele ocurrir “en algunos sitios”, sin trascendencia alguna para las relaciones ‘‘positivas” entre dos “gobiernos y países amigos”.

La práctica de presentar información sensible a la élite gobernante mediante videos no es nueva. En el 2002 la destitución del canciller Roberto Robaina –separado de su cargo en 1999– fue presentada entre los dirigentes cubanos mediante un video de dos horas de duración en el que Raúl Castro le reprochaba “haber sobrepasado los límites” en su relación con el entonces ministro español de Asuntos Exteriores, Abel Matute.


Este domingo, el diario español “El Mundo” habla de la implicación del CNI en las grabaciones:

En este contexto, la implicación de los servicios secretos españoles habría sido una justificación del régimen castrista de cara a la comunidad internacional. Fuentes diplomáticas españolas niegan que el CNI haya participado en una grabación de este tipo en un momento en que las relaciones de Madrid y La Habana eran de total tranquilidad. Se da la circunstancia de que el modus operandi de todo este escándalo coincide con otro sucedido en 1999 con el antecesor de Pérez Roque, Roberto Robaina.

El entonces ministro de Exteriores fue fulminantemente destituido de su cargo dentro de un ajuste de cuentas interno entre los hombres fuertes del Partido Comunista Cubano. También en aquella ocasión salieron a la luz grabaciones con declaraciones comprometedoras y se utilizaron como excusa sus estrechas relaciones con el jefe de la diplomacia del Gobierno de José María Aznar, Abel Matutes.

Según Carlos Alberto Montaner, uno de los líderes del exilio cubano en Miami, «la implicación del CNI en las grabaciones es una gran mentira». El escritor y periodista asegura que en la isla «se graba a todos los personajes relevantes, pero para Raúl es imposible admitirlo ante la comunidad internacional». Montaner está convencido de que el miedo a ser grabado ha llevado a algunos dirigentes del régimen a tener conversaciones familiares con la boca pegada al oído.

En 2006, antes de la enfermedad que provocó el alejamiento de Fidel Castro del poder, se había dado por hecho que Lage y Pérez Roque iban a tener un papel fundamental en la sucesión. Ellos dos iban a encarnar la gestión política y económica, mientras que el rol de Raúl iba a reducirse al control policial y militar. La enfermedad del líder revolucionario precipitó que su hermano acaparara todo el poder. Con el aparato de la Inteligencia cubana en sus manos, sus adversarios tenían los días contados.


http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/49946/videos-grabaciones-y-espias-reabren-el-tema-de-lage-y-perez-roque/