lunes, 16 de marzo de 2009

Con mi cerveza no te metas: la amenaza del Macaco BiPolar de estatizar la compañía de alimentos Empresas Polar podría resultar impopular



La amenaza del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de estatizar la compañía de alimentos Empresas Polar, fabricante de la cerveza más vendida del país, podría resultar impopular, a diferencia de otras políticas socialistas que han gozado del favor de la ciudadanía.

Con una inflación que superó el 30 por ciento el año pasado y la caída en los ingresos petroleros, el líder socialista decidió confrontar a la industria alimentaria con medidas que van desde tomas de empresas y nuevas regulaciones hasta advertencias de que podría nacionalizar Polar si no produce comida a bajos precios.

La medida podría enfrentar a su autoproclamada revolución socialista con una empresa que elabora productos variados y populares, como Cerveza Polar y la harina de maíz precocida que se usa en la tradicional “arepa” venezolana.

“Creo que el Gobierno ha hecho muchas cosas buenas. Pero tomar la Polar, esa idea sí que no me gusta“, dijo Ana Tovar, empleada en un mercado del barrio pobre La Vega, en Caracas.

Esos son los productos que la gente quiere; trato de vender otras cosas y la gente no me los compra“, explicó frente a una pila de pastas, arroz y otros productos de la empresa.

Los venezolanos prefieren la cerveza Polar, cuyo logo se puede encontrar en cualquier sitio: desde centros comerciales frecuentados por la clase alta, hasta en juegos de béisbol dirigidos a fanáticos de la clase trabajadora.

Humildes casas de las barriadas de ciudades suelen tener cajas llenas de botellas de cerveza Polar en sus patios.

Los productos son muy buenos. De eso uno no se puede quejar: la Harina PAN, el arroz, y sobre todo la cerveza”, opinó el electricista de 40 años Ricardo Prieto.

Un sondeo del 2008 de la encuestadora Datanalisis, con sede en Caracas, arrojó que al 97 por ciento de los entrevistados le gustaban los productos Polar y que el 96 por ciento creía que la empresa trabajaba por el bien del país. La mitad la consideró como la firma más prestigiosa de Venezuela.

Pero si Chávez concreta su amenaza, el mayor productor de alimentos del país pasaría a ser manejado por la burocracia del Estado, que tiene fama de ser ineficiente.

La empresa no respondió a una petición de entrevista.

Polar, abierta como una pequeña cervecería en 1941, trajo un maestro cervecero checo para desarrollar la modalidad Pilsen, cuya preparación incluye el maíz, y eso la llevó a producir el cereal y a comenzar a suplirlo en la dieta de los venezolanos.

En la mesa venezolana

En la década de 1950, Polar fue la primera en producir harina de maíz precocida, que ahora es un producto básico en los hogares venezolanos.

La popularidad de Chávez cayó en el 2007 luego de que sus esfuerzos por reforzar los controles de precios sobre productos básicos condujeron a la escasez de rubros como la leche.

Pero otras nacionalizaciones se han dirigido a sectores menos populares que Polar.

Seguidores de Chávez aplaudieron la toma de la mayor empresa de telecomunicaciones del país, CANTV, en el 2007, privatizada años atrás y que despertaba resentimiento por una larga disputa por el pago a sus jubilados; mientras que pocos objetaron la toma de los bienes del gigante petrolero Exxon Mobil.

Este mes, Chávez nacionalizó una procesadora de arroz de la gigante alimenticia estadounidense Cargill, luego de ocupar dos arroceras de Polar acusándola de no producir suficientes productos a precios regulados.

Chávez mantiene tensas relaciones con la empresa. Su dueña, la familia Mendoza, tiene la mayor fortuna del país según la Revista Forbes, unos 5.000 millones de dólares, y es parte de la élite que Chávez describe como enemiga de su revolución.

En el 2003, el mandatario impuso controles de precios a productos básicos, incluyendo varios rubros que elabora Polar, y frecuentemente los acusa de burlar la norma inflando los precios o produciendo variedades, como el arroz saborizado, que no están sujetos a tales controles.

Economistas de oposición y la empresa afirman que los controles están fijados por debajo de los costos de producción y obligan a vender a pérdida.

“Polar debería ser regulada como cualquier empresa, pero no tomada”, dijo el vendedor de ropa de 36 años William López. “Si toman la Polar, ¿qué es lo que vamos a beber?”, agregó.

Brian Ellsworth
Vía Reuters

http://economia.noticias24.com/noticia/2095/los-venezolanos-no-apoyarian-al-gobierno-en-la-toma-de-polar/

2 comentarios:

Bocha dijo...

ME GUSTA LEER ESTE BLOG, TODO DA PARA DEBATIR, ME PASO SALUDOS.

TE ESPERO POR ABRAN CANCHA

www.abran-cancha.blogspot.com

Yetro dijo...

Bocha:

Gracias por tu visita.


Salu2