domingo, 15 de marzo de 2009

El parecido con los modelos totalitarios de izquierda puede ser deliberado o casual, pero el resultado es el mismo: dictadura


Luis Vicente León analiza, en su columna de este domingo en “El Universal”, las razones y las consecuencias de la radicalización llevada a cabo por Hugo Chávez en las últimas semanas.

Veámoslo de esta manera. Chávez desde su llegada al poder había intentado, sin éxito, vender su propuesta ideológica. Cada vez que se acercó a la frontera en la que su modelo amenazaba la propiedad, la empresa privada o las libertades de la población, rebotó estrepitosamente, demostrando que su popularidad, usualmente elevada, no provenía de su discurso radical sino de su conexión utilitaria, el reparto de renta de petrolera, su carisma, las misiones y la evidente debilidad institucional y estratégica de sus adversarios.

Con esto, Chávez avanzó fácilmente en la aplicación de medidas populistas, pero fue incapaz de consolidar el modelo económico socialista, lo que convierte a la suya en una revolución chucuta. El fracaso electoral del 2007 y el triunfo simbólico de la oposición en las elecciones del 2008 empeoraron la situación. Chávez había perdido su capacidad de atemorizar al enemigo, elemento fundamental para paralizar la presa y mantenerla inocua ante cualquier avance devorador.

El triunfo de la enmienda no era, entonces, un objetivo menor. Se convertía en un logro vital para la permanencia de Chávez y la consolidación de la revolución. Lo de la permanencia resulta evidente, al permitirle ir a elecciones indefinidamente, controlando el poder, los recursos públicos y la comunicación masiva. Pero más allá de eso, el triunfo electoral le da a Chávez el beneficio inicial del ganador. Aumenta su popularidad y le permite validar algunas acciones que de otra manera tendrían impactos negativos en su popularidad. Aprovecha la nueva luna de miel para avanzar rápidamente en aquello que la gente le había rechazado. Él sabe que tiene mucho más margen de maniobra hoy que el que podría tener en el futuro si no aprovecha su momentum. Entonces ¿para cuándo lo va a dejar?

Pero esta operación comando debe venir acompañada por una estrategia más profunda: tratar de convencer a la gente de que el control de los procesos de producción debe estar en poder del Estado y que la propiedad privada es perversa porque “priva” al pueblo de su derecho a “tomar aquello que la gente necesita más que el oligarca que lo tiene”. Me estremece decir que ese discurso, falso y primitivo, podría empezar a ser popular en una masa pobre en medio de la crisis. Y aun si no termina siéndolo, el solo hecho de que el gobierno intente validarlo es una pésima noticia para la estabilidad del país.

Las acciones “ejemplarizantes” contra el sector privado, involucrando íconos nacionales de seriedad, calidad, responsabilidad social y compromiso con el país, como el caso de Empresas Polar, son garantía de reducción de inversión en todo el sector privado nacional y extranjero. Esto podría ser el disparador de un círculo perverso que afectará nuestra economía, incluso si el gobierno sólo está haciendo una “finta” para presionar a los empresarios a doblegarse frente a él.

Este círculo arranca por la desconfianza, que se traduce en desestímulos a la inversión y la producción, desabastecimiento, inflación, más ataques del gobierno al sector privado, toma de empresas, una mayor salida de capitales e inversión, más crisis, más chivos expiatorios y más empresas intervenidas. ¿Dónde para esto?

El parecido con los modelos totalitarios de izquierda puede ser deliberado o casual, pero el resultado es el mismo: la consolidación de un capitalismo de Estado, que no hay que ser adivino para saber que será desastroso para todos. El problema es que el tiempo que requiere la gente para darse cuenta de eso y rechazarlo podría ser mayor que el que requiere el modelo para destruir la capacidad de producción y de respuesta económica del país, así como su capacidad de agrupación social para defenderse, precisamente cuando más podría necesitarla.

¿Por qué Chávez se radicaliza?
Luis Vicente León
El Universal

http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/26371/las-desastrosas-consecuencias-de-la-radicalizacion-de-hugo-chavez/