martes, 17 de marzo de 2009

Contratos colectivos vencidos afectan a 62% de nómina estatal



Mintrabajo enfrenta este año discusión de seis convenciones colectivas medulares


Los trabajadores de la administración centralizada, los maestros, los petroleros, los eléctricos, los telefónicos y los del Metro de Caracas hacen fila ante el Estado para lograr la negociación de sus contratos colectivos.

Desde retrasos que registran una antigüedad de cuatro años hasta la anulación de la convención colectiva del Metro de Caracas para renegociarla, el Gobierno nacional acumula pocos logros en su rol de patrono.

Justo en el año del estallido de una recesión mundial, que ha afectado a Venezuela por la caída de los precios petroleros en los mercados internacionales, el Ministerio del Trabajo y Seguridad Social enfrenta la negociación de seis contratos colectivos.

En total son 1,42 millones de trabajadores públicos amparados por esas contrataciones que están vencidas o cerca de perder su vigencia.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, la nómina pública ascendía a 2,28 millones de personas en enero, lo que significa que 62,2%de los trabajadores gubernamentales está afectado por el vencimiento de los contratos colectivos.

En el caso de la administración pública centralizada, la convención venció hace cuatro años, lo que deja a la deriva las mejoras contractuales de 800.000 personas que laboran en ese sector. Representantes de Fentrasep han cuestionado que, aunque las comisiones negociadoras ya están designadas, el Ministerio de Planificación tiene engavetado el cálculo del costo del contrato, documento sin el que es imposible avanzar.

Entre tanto, el sector magisterial ya acumula tres años con su convención vencida, situación que afecta a los 500.000 trabajadores que se desempeñan en esa área.

En igual situación están los trabajadores petroleros, aunque el vencimiento de sus condiciones contractuales data de enero de este año. Sin embargo, el presidente de Pdvsa, Rafael Ramírez, ha indicado en privado que no está dispuesto a negociar el contrato colectivo de ese sector, aunque sin detallar los motivos.

La industria petrolera, principal fuente de ingresos para el país, lleva casi un trimestre recibiendo poco más de la mitad de lo estimado por el Ejecutivo en el presupuesto nacional 2009.

De los 60 dólares por barril de crudo pautados en las cuentas presupuestarias, los ingresos petroleros se basan en un promedio de 36,75 dólares por barril en lo que va de año, lo que ocasiona un desequilibrio financiero que no permite cumplir completamente con las obligaciones que tiene el Estado.

En este contexto, a los trabajadores del sector eléctrico, quienes suman 36.000 personas, también les ha tocado su turno. En este caso, el presidente del Sindicato de la Electricidad de Caracas, Reinaldo Díaz, relató que ya se había iniciado la discusión del contrato, pero que en diciembre del año pasado se paralizó.

Por su parte, los trabajadores del Metro de Caracas transitan por el peor panorama sindical de la historia venezolana. Tras la aprobación de su convención colectiva a finales del año pasado, el Gobierno se percató de que era insostenible y la anuló. Ahora el sindicato de esa empresa, que cuenta con 4.500 trabajadores, debe negociar de nuevo las condiciones contractuales, pero sin mucho margen de maniobra para ello.

A la masa laboral de Cantv también le tocará discutir su convención colectiva próximamente, pues la actual vence en junio. El presidente del sindicato de esa empresa, Ygor Lira, dijo que el mes pasado introdujeron el proyecto de contrato ante las autoridades.

"Ante el panorama, me pregunto si podremos discutir la convención colectiva", apuntó.

Suhelis Tejero Puntes
EL UNIVERSAL


Llenando el tren del "Socialismo del Siglo XXI": Entren, que caben cien...