lunes, 2 de noviembre de 2009

Es el mundo al revés. La prostitución y el crimen dando cátedras de moral desde púlpitos manchados de sangre y atosigados de billetes

Foto ampliada del cerebro de uno de los diputados de la Asamblea Nacional chaburra




¡Qué vaina con Antonio Ledezma! ¡Los tiene locos! Han salido todas las alimañas del congresillo de Miraflores a reclamar por “los cuantiosos recursos” dizque ha dilapidado soliviantando a los parlamentos del mundo entero en contra del teniente coronel, su amo y señor. No saben en qué palo ahorcarse. Están cual fariseos del templos, rasgándose las vestiduras y jalándose las greñas. Ya claman por crucifixión.


Hacen carrera mediática estos genuflexos y genuflexas, mediocres y oscuros entes de la fétida e inmunda costra de las cavernas, seres analfabetas, brutos y brutas, zafios y zafias de la propia nada que adquirieran notoriedad y suculentos salarios lamiéndole las botas, por no mencionar órganos situados a mayor altura, al que consideran, respetan e idolatran como a Ser Supremo averiguando los gastos en lavandería, en perritos calientes, en refrescos y boletos de metro utilizados por el Alcalde Metropolitano por esos caminos del mundo. A ver si lo inculpan de algo que no los hunda en el desprecio público.

Ellos, que callan, ocultan y taparean que un vulgar capitán de ejército, espaldero hasta ser tocado por la varita mágica del déspota, haya acumulado una fortuna estimada en dos mil millones de dólares. Ellos, que se hacen los pendejos ante el auténtico reino de las mil y una noches montado por padre, madre y hermanos en Barinas, en donde no se mueve un billete sin pasar por el olfato todopoderoso del mandamás del reino. Los mismo que niegan que un sospechoso fabulador proveniente de Marte se ha hecho multimillonario, y no precisamente gracias a los adefesios dizque escultóricos de su señora cónyuge, mientras su hijo calienta los huevos de oro de una fortuna mal habida por los predios de Sucre.

¿Con qué autoridad moral hurgan y sacuden los escuálidos maletines del alcalde metropolitano quienes se niegan a averiguar de dónde salieron los cinco millones de dólares llevados por PDVSA bajo instrucciones de su presidente a Mademoiselle Botox? ¿Con qué derecho obtenido en limpios concursos de antecedentes pretenden enlodar a quien se encuentra en la estratósfera, a sideral distancia de sus indigentes conciencias éticas y morales?

Y allí siguen, sin que se les caiga la cara de palo, diputadas y diputados del congreso más inmoral, abyecto y zarrapastroso que conociera la república comparando unos viajes misérrimos realizados poco menos que en patineta por uno de los alcaldes más decentes de la patria mientras silencian los miles y miles de millones de dólares esquilmados al hambriento y miserable pueblo venezolano para que el inmoral se pasee en Venecia, se de vida de emir de cuentos de hada, alquile hoteles enteros en los más costosos y lujosos lugares del mundo, disfrute de la visita de modelos top, sea sobajeado por sátrapas y confidentes, financie atorrantes del celuloide, ladrones y chulos profesionales provenientes del mundo entero, productores argentinos y estafadores cubanos. Sin contar el guardarropa de la Place Vendôme, los relojes Cartier, las joyas, el champaña en que se baña con sus amigotes mientras les asegura miles de millones para que lo adores mientras explotan y reprimen a sus pueblos.

Es el mundo al revés. La prostitución y el crimen dando cátedras de moral desde púlpitos manchados de sangre y atosigados de billetes. Que se preparen. Que a cada cochino le llega su hora. Y la de ellos se aproxima. No iremos al congreso a tejer babas: iremos a sacarlos a patadas. Y no habrá misericordia. Escríbanlo.