domingo, 8 de noviembre de 2009

Melda Zelaya y sus terroristas en acción


Tegucigalpa.- Desconocidos dispararon contra la comitiva del fiscal general de Honduras, Luis Rubí, que lleva adelante los procesos contra Manuel Zelaya, mientras las negociaciones para reinstalar en el poder al derrocado mandatario estaban en punto muerto.

El incidente ocurrió la noche del sábado en el sector de Los Palillos, cerca a la ciudad de Montagua, en el centro del país.

"Desconocidos trataron de bloquear la caravana del fiscal y al no conseguirlo, dispararon. No hubo heridos", dijo a Reuters Orlín Cerrato, portavoz del Ministerio de Seguridad.

Zelaya permanece refugiado en la embajada de Brasil en Tegucigalpa desde el 21 de septiembre, cuando regresó clandestinamente al país tras haber sido derrocado el 28 de junio y expulsado del país por militares.

El Gobierno de facto que asumió en su lugar y que encabeza Roberto Micheletti lo acusa de haber violado la Constitución por insistir en realizar una consulta popular que habría despejado el camino para optar a la reelección presidencial, a pesar de que ésta había sido prohibida por un juez.

Micheletti dice que si Zelaya debe enfrentar a la justicia y que no está en sus manos permitir su restitución. En total hay 18 cargos en contra del depuesto presidente, un liberal que irritó a empresarios y políticos al aliarse el año pasado con el presidente izquierdista de Venezuela, Hugo Chávez.

El Peso del Fiscal

Tras meses de negociaciones y con el apoyo de la comunidad internacional, Zelaya acordó con la administración interina formar un Gobierno de unidad nacional y que el Congreso decidiera si debía retomar la presidencia.

Pero el viernes, el acuerdo entró en terapia intensiva luego de que Micheletti conformara un Gobierno de unidad sin incluir al depuesto mandatario, al que acusó de no haber enviado una lista con candidatos para confirmar la administración de consenso.

Además de llevar los casos contra del depuesto mandatario, Rubí es una de las partes, junto a la fiscalía y a la Corte Suprema, que presentará su opinión al Congreso Nacional sobre si procede la restitución de Zelaya en base al acuerdo, firmado a finales de octubre con la supervisión de Washington.

El sábado las partes retomaron contactos para hablar sobre la conformación del gabinete de unidad nacional, pero los zelayistas insisten en que el acuerdo es "letra muerta" y que los contactos son informales.

Carlos Eduardo Reina, asesor político de Zelaya, dijo que ahora le toca a Washington y a la Organización de Estados Americanos (OEA) buscar otra forma de solución, porque el acuerdo es "letra muerta".

Pese a los anuncios de Reina, las dos partes se mantienen en contacto, con la observación de una comisión verificadora de la OEA que permanece en el país.


El Universal