martes, 20 de enero de 2009

Gobernador de Mérida arremete contra estudiantes



Se le salió lo militar al Gobernador de Mérida, cuando en declaraciones al Diario Frontera informó que utilizará “por las malas” a la Policía, la 22 Brigada y la Guardia Nacional, para arremeter contra los estudiantes.


“soy un hombre de paz pero por las malas evidentemente haré todo lo posible, a través de la Policía regional, la 22 Brigada de Infantería y el Comando Regional de la Guardia Nacional, para poner todo en su santo lugar”.

Curiosamente el gobernador colocó como Secretario de Gobierno a Diógenes Andrade, conocido como “El Fantasma”, ampliamente recordado por ser uno de los dirigentes estudiantiles que incendiaba vehículos y cauchos durante las protestas universitarias.

A continuación una nota del Diario Frontera que resume las protestas estudiantiles de este lunes en Mérida y la actuación de los cuerpos policiales:

Nueve heridos durante enfrentamiento entre estudiantes y funcionarios

20 de enero de 2009
Dayana Sandoval
Diario Frontera

El enfrentamiento entre los supuestos estudiantes y funcionarios policiales duró alrededor de cuatro horas. El discurso presidencial, la situación política de Venezuela y ahora la conformación de un presunto grupo armado del Gobierno regional, son algunas de las causas por las que los estudiantes protestan.

Los portones de la Facultad de Medicina de la Universidad de Los Andes, las avenidas Don Tulio Febres Cordero, 4 y la calle 34, fueron escenarios de enfrentamientos entre funcionarios de la Policía de Mérida y estudiantes del alma máter, que para finales de la tarde de ayer, dejaron como saldo nueve personas heridas, entre ellos cinco alumnos, un transeúnte y tres policías.

Los disturbios se desencadenarían a las 2:00 de la tarde de ayer, luego de que en horas de la mańana, estudiantes hicieran el conocido “pupitrazo” en el referido lugar de forma pacífica.

Desde ese entonces, para velar por el libre tránsito y el orden público, funcionarios del cuerpo de seguridad del estado, se posaron a cuatro cuadras de distancia, previniendo que la situación se tornara tensa en la avenida Don Tulio.
Pasó el mediodía y los salones de Medicina eran ocupados por sus asistentes al igual que los laboratorios de Ingeniería, hasta las 2:00, cuando según el dirigente estudiantil, Carlos Paparoni, policías se desplazaron en una patrulla al frente de la Facultad y arrojaron bombas lacrimógenas. Comenzó el enfrentamiento.

Alrededor de 40 estudiantes, quienes tomaron la decisión de repeler el supuesto ataque, en rechazo a la existencia de grupos armados del Gobierno regional y de su Policía, comenzaron a arrojar piedras.

Los vehículos ya no podían transitar por ninguna de las calles ni avenidas adyacentes, acción que debieron tomar algunos transeúntes, por lo que uno de ellos resultó herido.

Los gases dentro de la Facultad de Medicina afectó a dos estudiantes asmáticos y otros cinco resultaron lesionados con objetos contundentes.

En este lapso, según estudiantes que no quisieron ser identificados por seguridad, se violó la autonomía universitaria. Tal como lo refleja la gráfica, policías pudieron cruzar el portón de la Facultad y entrando a 30 ó 40 metros, arrojaron bombas lacrimógenas.

Se seguían escuchando tiros y el golpe de pedradas. Las piedras que lanzaban los estudiantes estaban en los escombros de una supuesta obra que tiene en proyecto la Alcaldía.

Sin embargo y pese a que los uniformados disparaban perdigones para calmar la situación, dos de ellos resultaron heridos. Jonathan Rojas con un golpe en la rodilla derecha y Johan Vivas con otro en el brazo derecho.


http://www.noticierodigital.com/?p=14750