miércoles, 27 de agosto de 2008

Gasolina y Daddy Yankee



Grupos vinculados a la distribución de gasolina en Mérida protestaron contra el proyecto de ley que empieza hoy a discutirse en la AN y rechazaron que se les quiera hacer ver como un problema para el desarrollo social del país.

Propietarios de estaciones de servicio de gasolina y de unidades de transporte de combustible realizaron la toma de la Avenida Universidad, ubicada en la salida norte de la ciudad de Mérida, como media de rechazo a la disposición del gobierno nacional de reacomodar el mercado interno de este rubro. La jornada comenzó a las siete de la mañana, cuando fueron colocadas las gandolas para mostrarle al colectivo merideño su desacuerdo por esta medida que, según alegan, perjudicaría y pondría en riesgo la distribución de combustible en todo el país.

Arcadio Moreno, presidente de la asociación de Gasolineros del estado Mérida, advirtió sobre los daños que se podrían causar a miles de familias que quedarían desempleadas. También destacó la manera arbitraria e inconsulta como el gobierno quiere apoderarse de las estaciones expendedoras de gasolina, sin tener en cuenta que en su gran mayoría la propiedad de las estaciones de servicio y del transporte de combustible tiene raíces familiares que alcanzan hasta terceras generaciones.

El dirigente de los empresarios de combustible en Mérida sostiene que ningún venezolano se debe dejar irrespetar ni en su trabajo, ni en su familia, ya que hay principios de respeto que se deben mantener, y por ello repudió que se quiera hacer ver como un problema para el desarrollo social a quienes están trabajando como servidores públicos distribuyendo gasolina.

Por otra parte, el presidente de los transportistas de combustible de Mérida, Cristóbal Rangel, recalcó que en Mérida existe una flota de gandolas que está por el orden de 50 unidades que transportan 35 millones de litros al mes para las estaciones de servicio de la entidad, es por ello que ninguno de los propietarios se explica por qué el gobierno se empeña en perseguir a pequeños empresarios que sólo alcanzan a tener una unidad y ahora se intenta mediante una discusión y aprobación de la Asamblea Nacional cambiar los acuerdos.

Para Maria Herminia Pérez, directora del área occidental de la Federación Nacional de gasolineros, es incomprensible cómo el gobierno proponía que el combustible podía ser distribuido a las estaciones de gasolina por mayorías nacionales e internacionales y ahora cambia de disposición pese a la inversión hecha por empresarios venezolanos que conformaron la Petrolea, por citar un ejemplo, que esta compuesta por gente de este país y que ha cumplido a cabalidad con el objetivo de distribución de combustible.

Igualmente, Pérez critica que el gobierno no distingue entre los que es una empresa internacional y nacional y envía a la Asamblea Nacional una ley que afecta a todos por igual, sin defender la inversión hecha por pequeños empresarios de este ramo que han destinado todo su patrimonio para tratar de hacer crecer y mejorar las empresas mayoritarias de distribución de combustible venezolana.

Para esta gremialista regional se vislumbran situaciones difíciles, ya que esta medida afectará la distribución de combustible por la manera centralizada como se quiere controlar todo, y alerta que cuando se aplique se podrá observar como el deterioro de las estaciones se acelerará por la incapacidad manifiesta como se manejan las flotas de transporte y distribución que están bajo control oficial.

El Nacional
Leonardo León