miércoles, 16 de abril de 2008

Conatel nos espía


Que Conatel haya abierto una averiguación contra Televen, por haberse atrevido a pasar la serie de dibujos animados Los Simpsons en horario para niños, constituye uno de los mayores disparates del gobierno bolivariano. Por donde se le vea, la cuestión luce no sólo especialmente represiva sino en extremo ridícula. Si lo que se quiere es aplicar una reglamentación revolucionaria a las trasmisiones de la TV venezolana, pues hubieran podido entablar un diálogo franco con Televen y la cosa no hubiera pasado a mayores. Pero cuando se abre una investigación contra un canal de televisión privado por haber infringido supuestamente una norma de las tantas que Conatel se saca del bolsillo para amenazar a los medios radioeléctricos, se nota de inmediato que lo que busca el Gobierno.
A través de sus muy estadounidenses "infantes de marina" armados de leyes y reglamentos, es desembarcar en la programación de Televen para controlarla, valga decir, para imponer el control oficial sobre un espacio en la mañana. Por qué razón cometerían esto Conatel y sus funcionarios? Esos muchachones se dedican a vigilar a quienes se pueden equivocar o traspasar inadvertidamente una norma oficialista.

¿Cuánto se les paga a esta gente por detectar y señalar a un canal que, como todos vemos a diario, no es la piedra que molesta en el zapato de Chávez? ¿Será que le hace sombra en ese horario al invisible canal TVES? El trabajo ingrato dedicado a espiar a los canales privados y jamás a los públicos, nos recuerda a una película hermosa y rotunda titulada La vida de los otros. Es esa pasión por delatar al otro, por descubrir ese "detalle sospechoso" en la conducta de un intelectual, de una empresa o de una ONG, para poder condenarla.

Es esa bajeza del ser humano lo que nos conmueve ante el castigo que Conatel quiere imponer a un canal de televisión, tanto así que "podría terminar en sanciones como multas o cierre", según trasmitieron al exterior las agencia de noticias.

De acuerdo con esos despachos internacionales, pronto Conatel procederá a "sustanciar" (como si fuera un cubito de sopa de pollo para la endeble salud del Presidente) un expediente "que estará terminado en un mes, cuando se anunciarán las sanciones, que pueden ir desde la suspensión y multas millonarias hasta cierre del canal por 72 horas".

A la directora de Conatel, Elda Rodríguez, le preocupa que en esa serie de comiquitas se aprecien "elementos con imágenes de violencia dramatizada, lenguaje inapropiado y hábitos de conducta que podrían afectar negativamente en el crecimiento de los niños, niñas y adolescentes". Quizás tiene razón la señora Elda Rodríguez, pero ¿por qué no le aplica la misma norma al presidente Chávez que no sólo incita a la violencia contra sus adversarios, sino que se expresa en términos groseros, valga decir "triunfo de m....., pendejo y metánselo por el bolsillo"? Señora Elda Rodríguez, usted no se atreve: se inclina ante el poder y declina su dignidad como funcionaria. Qué pena.

www.elnacional.com

http://www.megaresistencia.com/portada/content/view/1879/1/