jueves, 19 de febrero de 2009

"Es un gobierno “fascista” que no se ha podido consolidar hasta la fecha porque es un proyecto impracticable”.



Rafael Poleo es un hombre que se ha convertido en periodista, a través de la experiencia y lejos de las aulas, consiguió ser uno de los editores y escritores de más renombre en el país. Fruto de años de trabajo, constancia, disciplina y pasión, hizo de El Nuevo País uno de los diarios más importantes de Venezuela.

A primera vista demuestra ser portador de una educación y una creencia inquebrantable por la justicia y la libertad. Cree que “su desgracia” en este país es decir las cosas y tener razón de ellas antes de tiempo. “Para el que habla, a veces es más desastroso que estar equivocado.”

Cree que los medios de comunicación deben ser objetivos, pero “entre el incendio y el bombero no se puede ser imparcial, se tiene que estar con el bombero”.

Después de las elecciones regionales y municipales del 23 de noviembre de 2008, el presidente venezolano Hugo Chávez, propuso una Enmienda Constitucional que permitiría la “reelección indefinida” de todos los cargos de elección popular -iniciativa que según el presidente Chávez-, dejaría desarrollar la “profundización del proyecto revolucionario” que lideriza desde 1998, cuando ganó las elecciones con el 56 por ciento de los votos.

Sin embargo, Rafael Poleo cree que el gobierno de Hugo Chávez más allá de ser un “movimiento de izquierda”, es un gobierno “fascista” que no se ha podido consolidar hasta la fecha porque es un proyecto “impracticable”.

“Hugo Chávez no ha podido profundizar su proyecto revolucionario porque es impracticable. Si alguien pudiera practicarlo, no sería una persona incompetente para la administración como lo es él. Sólo es un extraordinario político. El político instintivo más fino que yo he visto en Venezuela desde Rómulo Betancourt -a quien conocí-, y quien mejor ha manejado el medio de la televisión desde -también mi amigo- Renny Ottolina. Sobre esos dos puntos es que Hugo Chávez ha consolidado su poder”, aseguró.

Cree que como político tiene el “instinto” para “oler la debilidad” de sus adversarios. “Él ha olido la debilidad moral de los políticos y militares venezolanos. Ese es el origen del poder de Hugo Chávez”.

Poleo cree que muchos de los comportamientos que hoy, definen la esencia y personalidad de Hugo Chávez están en la historia de su infancia. “Detrás de cada personaje de estas características, uno tiene que hacerle un estudio psicológico. Yo soy un psiquiatra y un psicólogo aficionado, era la profesión que yo quería seguir, pero la vida me llevó al periodismo. Chávez es un hombre que tiene grandes conflictos infantiles. Un gran psicólogo dijo: ‘El niño es el padre del hombre’. Es decir, quizás la infancia de Hugo Chávez permita comprenderlo, y yo lo comprendo”.

Poleo aseguró que no “odia” a Hugo Chávez, más bien lo “entiende como un producto social” que nació de la historia venezolana. “Lo comprendo en sus angustias y creo en su intención social, pero también veo su inhabilidad para realizarla”.

“Él vio en Fidel Castro un padre y se sintió acobijado por él. Fidel Castro que es un encantador de serpientes, supo seducirlo aprovechando su fragilidad psíquica. Castro sedujo políticamente a Hugo Chávez. Después de eso, está su necesidad patológica de ser el único. Él necesita una coartada política e intelectual para ser el único eternamente y eso se lo da el modelo de Fidel Castro”, aseguró.

“Ya es hora de exigirle a la oposición una unidad sincera y una renuncia a los proyectos personales”

El pasado domingo 15 de febrero, el 54,86% de la población venezolana aprobó la reelección indefinida propuesta por el presidente Hugo Chávez, resultado que Rafael Poleo, cree “estimulante” para una oposición que ha recorrido un largo trayecto de “obstáculos”.

“La oposición está más fuerte y no me refiero a los partidos. La oposición está consciente de lo que nos estamos jugando. Está al tanto de que para donde nos quieren llevar, es hacia un Estado totalitario, a la cubana y personalista concebido casi, como una monarquía absoluta y hereditaria -cosa que se prepararía aquí con Adán Chávez-. La gente está consciente de que nos jugamos la libertad”.

Sin embargo, cree que parte de esas dificultades han sido acompañadas de la “mezquindad y el egoísmo” del propio sector opositor al gobierno de Hugo Chávez. “Ciertamente hay partidos y personalidades -con sus excepciones-, que prefieren enaltecer el proceso hacia la democracia si así conviene a sus intereses políticos particulares”.

Para Poleo ”es hora” de que la opinión pública empiece a exigir un cese a esa manera de comportarse por parte de la oposición. “Hasta ahora hemos sido muy tolerantes en consideración a la necesidad de unir a la oposición”.

Piensa que llegó el momento en que el sector opositor debe trabajar inspirándose en el antecedente histórico de Jóvito Villalba, Rómulo Betancourt y Rafael Caldera, cuando en 1958, lograron deponer los intereses personales y partidistas, con el objetivo de derrocar la dictadura del entonces presidente venezolano, Marcos Pérez Jiménez, a través del Pacto de Punto Fijo.

“Era una dictadura menos peligrosa que la actual, porque la dictadura de Pérez Jiménez no amenazaba la estructura de la sociedad venezolana (…) pero además de ser un régimen creativo, no pretendía cambiar la naturaleza venezolana y tampoco eternizarse en el poder”, contó.

A diferencia del gobierno de Marcos Pérez Jiménez, asegura que el presidente Chávez pretende cambiar la naturaleza de la sociedad venezolana, “homologándola con la sociedad cubana”.

“Es hora de que empecemos de manera considerada, pero muy firme, a exigirle a los dirigentes políticos lo que le está exigiendo la opinión pública: una unidad sincera, una renuncia a los proyectos personales para integrar un gran proyecto nacional”, dijo.

Asimismo, cree que el sector adverso al gobierno del Presidente es cada vez más numeroso y que existe “una gran merma” de las propias filas del chavismo.

“Hay gente civilizada allí que está entendiendo que es una estafa la propuesta de cambio social y que no es otra cosa que un enriquecimiento grosero por parte de una docena de sujetos en cada ciudad y estado.”

Poleo también le critica a los partidos políticos su empeño de mantener “las puertas cerradas”, porque piensan que llegarán nuevos liderazgos capaces de reemplazarlos.

“Tienen poca confianza en sí mismos, no se consideran suficientemente capaces para carearse con personalidades que hoy son independientes y quieren reincorporarse”.

Cree que es importante tomar en cuenta a la organización Súmate -no como un partido político-, sino como una importante herramienta técnica y auxiliar en la coyuntura electoral del país.

Los resultados electorales del pasado domingo 15 febrero, podrían demostrar que las 6.319.636 personas que aprobaron la Enmienda Constitucional, no creen en un liderazgo diferente al que ofrece el presidente venezolano, Hugo Chávez ¿Por qué?, se le preguntó al director de El Nuevo País.

“Porque no lo hay. No ha aparecido tal liderazgo. Son legítimos los reproches donde algunos medios de comunicación se empeñan en individualizar el liderazgo en alguien que les conviene a ellos e incluso, obstaculizándolo con un egoísmo suicida, porque no solamente ellos se suicidan, sino que nos dan muerte política a los demás ciudadanos”, afirmó.

Chávez se está dando el lujo hasta de nombrar al candidato de la oposición

Luego de la aprobación de la Enmienda Constitucional por más de seis millones de venezolanos, diversos analistas aseguran que se podría oscurecer el panorama político en los próximos años y que el Jefe de Estado, deberá enfrentarse a una serie de medidas económicas que podrían disminuir significativamente su popularidad.

“Chávez está frente a una crisis económica de las que llaman ‘tumba Gobiernos’. Una crisis económica que va a durar hasta el año 2012, porque es una crisis mundial que afecta directamente a Venezuela aunque él, en su ignorancia, llegue a decir que la crisis no nos va a tocar. Yo creo que un presidente que diga eso, debe renunciar inmediatamente por incapacidad manifiesta ¿Cómo va a decir eso? Venezuela vive de la actividad económica mundial”, aseguró.

Rafael Poleo asegura que la recuperación a la fuerte crisis económica no comenzará antes del año 2011. “Esta recesión va a durar al menos un quinquenio y si no se maneja eficientemente, no será resuelta”.

“El efecto sobre Venezuela será lleno de pobreza. Nosotros vamos a tener unos cinco años de graves dificultades financieras y Hugo Chávez es el culpable -y usando el idioma con propiedad no digo ‘responsable’ sino ‘culpable’-, de que Venezuela llegue desguarnecida a esta situación, porque el país debió llegar con la botija llena y con un aparato productivo a toda máquina, pero en lugar de eso, llega con la botija vacía, endeudada y con el aparato productivo desmantelado”, dijo.

Aseguró que Venezuela se convirtió en un país que es importador “hasta de lo que nos llevamos a la boca” y culpa al Presidente venezolano por llevar al sector productivo nacional hasta situaciones “precarias”.

“Hugo Chávez terminó amenazando la soberanía venezolana cuando debilitó la economía. Esa situación catastrófica a las que nos llevó, nos pondrá en manos del imperio. Va a hacer deseable para mucha gente el abrir una campaña para vender Pdvsa. El día que Venezuela venda una acción de Pdvsa -cosa que intentaron muchos ministros y presidentes anteriores-, ese día el país no valdrá nada. Venezuela vale lo que vale Petróleos de Venezuela”, advirtió.

Rafael Poleo cree que bajo las condiciones antes expuestas, se despierta la posibilidad de que al presidente Hugo Chávez “se le acabe el impulso” en el curso de los próximos dos años, lo que acarrearía su tentativa derrota ante las elecciones presidenciales de 2012.

“Él (Chávez) tiene que evitar que la oposición aproveche esa coyuntura para golpearlo, para alcanzar una mayoría que en el año 2012 debe ser entre 60 ó 70 por ciento. Esa mayoría se obtendrá si se golpea a Chávez con métodos democráticos y legítimos, como el de difundir claramente su absoluta culpabilidad por el estado al que llegará Venezuela”, expresó.

Poleo sugirió tener cuidado porque según él, Hugo Chávez intentará “sobornar” a los lídres opositores a través de proyectos políticos y económicos. “Ya está ocurriendo con políticos de la oposición. Sobornará a políticos. Sobornará a intelectuales. Sobornará a periodistas y medios de comunicación para que no lo golpeen, para que la oposición no aproveche la coyuntura del debilitamiento económico del cual Chávez es culpable”.

Cree además que aunque es posible que el Presidente busque vías de diálogos con el sector adverso, es posible que también intente “liquidarlos” uno a uno. “Hay un político venezolano -del cual no quiso dar más detalles-, a quien en Miraflores llaman ‘La Grúa’, porque es quien arrastra para allá en las madrugadas a los políticos que van arreglando uno por uno. Los van amasando mediante el soborno, mediante las dádivas. Les ofrecen ventajas sobre otros políticos de oposición para que sean los líderes. Chávez se está dando el lujo hasta de nombrar al candidato de la oposición y hasta la posibilidad de designar quién será el líder”, aseguró.

“Les dan contratos, dinero y ventajas. No los persiguen mientras a otros sí los persiguen y los convierten en el candidatos. Siempre escogen al que sea más fácil para echarles los derrotes”, agregó.

Aseguró que un sector de la oposición está al tanto de eso. “Como te dije: La oposición es un saco de alacranes”.

Cree que más allá de dar nombres, lo importante es “comenzar a resolver los problemas” y finalmente demostrar un comportamiento “honorable” por parte de quienes adversan al gobierno del presidente Chávez.

Ante esto ¿Cuál es el perfil que debe tener el líder que enfrentará a Hugo Chávez en las elecciones presidenciales de 2012? Se le preguntó a Rafael Poleo.

“En primer lugar una gran integridad personal, casi lindante con el valor físico. Tiene que tener conocimientos demostrables en el debate y el manejo del Estado. Pero sobretodo, un proyecto claro y realizable para reconstruir a Venezuela cuando ésta pesadilla pase”, dijo.

Por otro lado, criticó la actuación del Consejo Nacional Electoral durante el desarrollo del referéndum consultivo del 15 de febrero. “El CNE es un esperpento (…) Y vamos a ser considerados con la oposición que ha tenido que aceptarlo, pero ya no hay razones para que sigamos aceptando un Consejo Nacional Electoral donde cuatro miembros son del gobierno y la oposición sólo tiene uno que se manifiesta muy pocas veces y muy débilmente, por su condición de pertenecer al sector más blando de la oposición”.

Cree que se debe exigir como primer acto político una nueva directiva para el Poder Electoral, que sea integrada por siete miembros y que el presidente del ente comicial sea elegido por las dos partes.

“Se debe empezar ya para que el año 2012 no nos agarre con un adefesio de Consejo Nacional Electoral y de autoridades electorales como el que tenemos ahora”, dijo.

Además, cree que no debe existir un acuerdo siempre y cuando el Presidente quiera trasladar a Venezuela hacia “el mar de la felicidad”.

“Otra condición indispensable debe ser la libertad de los presos políticos y el regreso de los exiliados, porque una democracia no puede tener presos políticos ni exiliados.”

Rafael Poleo cree que existirá una notable mejora al momento en el que el Gobierno Nacional deje de tener “el control de la oposición”. “La dirigencia se deja fijar la agenda por Chávez, porque no se atreven a hablar de una manera clara. La mayoría de ellos son temerosos y el Gobierno los ablanda con dádivas, promesas y ventajas sobre otros sectores adversos. Bastaría con que dejara de tener el control psíquico de la oposición para que Hugo Chávez pierda el control sobre todos los demás poderes”, aseguró.

Rafael Poleo en una de sus últimas columnas públicas por el diario El Nuevo País, aseguró que el principal perdedor del triunfo del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en la consulta de enmienda, había sido el ex gobernador de Miranda, Diosdado Cabello, -porque según contó-, el presidente Hugo Chávez tiene una situación interna “delicada” con personas que se consideran más capaces que él para ejercer la Presidencia de la República, a través de la intención de “un cambio social, sin vulnerar la economía y las libertades”.

“Una de las personas es Diosdado Cabello. Uno no puede dejar de ver que el propósito de éste referéndum, fue decirle a la militancia del PSUV que el único candidato y líder posible de ese partido es Hugo Chávez, de manera que Diosdado Cabello debe declinar a sus aspiraciones y lo mismo debe hacer el gobernador de Lara, Henry Falcón”, explicó.

Aseguró que el presidente venezolano, “inhabilitó políticamente” a Diosdado Cabello y demás militantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

“La personalidad de divo de Hugo Chávez no puede aceptar que haya otra persona que cante en el espectáculo (…) eso es propio de un narcisista”, dijo.

Sin embargo, Rafael Poleo cree que el Presidente necesita urgentemente un “diálogo” y una especie de “reconciliación” con los sectores de oposición, para que en éste caso, pueda evitar que no se aprovechen de la coyuntura económica.

Asegura que actualmente Chávez está en una posición de “inferioridad” y cada día lo estará más, al tiempo en que la situación económica empeore. “Chávez tendrá que ceder más (…) un diálogo que debe existir hasta el año 2010″, aseguró.

Ante este panorama político se plantea la hipótesis de que el Presidente venezolano pueda “renunciar”, pero según Rafael Poleo, esa posible iniciativa dependerá de las circunstancias “subjetivas” que de ahora en adelante, se le presenten al presidente Hugo Chávez.


Iralyn Valera /E.Stella Guerrero
Fotos: Noticias24

http://www.noticias24.com/entrevistas/noticia/175/la-oposicion-es-un-saco-de-alacranes/