miércoles, 25 de febrero de 2009

Informe anual: Estados Unidos descubre que el agua moja, el casabe se desbarata en un plato de sancocho y que la Tierra es redonda



Estados Unidos denunció hoy la corrupción “generalizada” en Venezuela, así como el acoso a la prensa y a la oposición política, y la politización del sistema judicial, en su informe anual sobre derechos humanos en el mundo.

El estudio, elaborado por el Departamento de Estado bajo la batuta de Hillary Clinton, difiere poco del publicado en el 2008 por la anterior Administración, al detallar numerosas violaciones de los derechos básicos en Venezuela.

“La politización del sistema judicial y el acoso oficial de la oposición política y los medios de comunicación caracterizaron la situación de los derechos humanos durante el año”, afirma el informe.

El Departamento de Estado señala que en el 2008 la justicia “fue muy ineficaz, a veces corrupta y estuvo sujeta a influencia política, particularmente por parte de la oficina del fiscal general, que a su vez estaba presionada por el Ejecutivo”.

Apunta que un 40 por ciento de los jueces son temporales, lo que les hace particularmente susceptibles a las presiones.

Buena parte del documento se refiere a la presunta restricción del derecho a la libre expresión llevada a cabo por el presidente Hugo Chávez.

“El Gobierno empleó una variedad de mecanismos -legales, económicos, normativos, judiciales y verbales- para acosar a la prensa privada y generar un clima de intolerancia respecto a la prensa crítica”, denuncia.

Un ejemplo son las acusaciones por parte de Chávez contra los dueños de los medios de prensa privados por participar en supuestos intentos de golpe de Estado sin aportar ninguna prueba al respecto, recalca el informe.

Asimismo, el Gobierno venezolano ha negado acceso a actos oficiales a periodistas independientes y ha usado las concesiones de radio de forma discriminatoria, resalta.

El resultado de las presiones es un clima de “auto-censura” en los medios de comunicación, por miedo a las represalias del Gobierno, para cumplir normas que limitan el derecho de prensa y para no perder la publicidad de agencias oficiales, explica el documento.

La corrupción es otro de los grandes problemas del país, a juicio del Departamento de Estado, que señala que está extendida a todos los niveles del Gobierno.

Estados Unidos mantiene que no ha habido ninguna investigación de las acusaciones de corrupción realizadas por periodistas contra altos funcionarios.

El Departamento de Estado denuncia, además, que en el 2008 las fuerzas de seguridad ejecutaron a sospechosos de forma extrajudicial y que hubo informes “creíbles” de tortura y abusos, como ya declaró el año pasado.

“El Gobierno no autorizó investigaciones independientes de quejas de tortura”, señala.

También como en el estudio anterior, EE.UU. denunció este año el hacinamiento “grave” y la violencia en las prisiones, así como la corrupción de los guardas.

Las cárceles están diseñadas para recluir a un 60 por ciento de los 23.300 internos actualmente tras las rejas.

Pese a que Chávez habla en favor de un socialismo “bolivariano”, el Departamento de Estado denunció también violaciones de los derechos de los trabajadores.

Específicamente, señaló que el Gobierno no respetó su derecho de formar parte de sindicatos de su elección.

El Departamento de Estado elabora su informe de derechos humanos en base a informaciones recogidas por sus embajadas, artículos de prensa y datos aportados por organizaciones no gubernamentales.

Vía EFE

http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/25239/eeuu-critica-situacion-de-derechos-humanos-en-cuba-y-venezuela/