miércoles, 25 de febrero de 2009

Posible pelazón de bolas y hambre pareja si el crudo continúa a 30 dólares



Exportaciones petroleras podrán financiar sólo 50% de las importaciones

La prioridad del Gobierno este año es reducir las compras externas para evitar los desequilibrios del país.

Con la caída del precio del petróleo en los últimos meses, el Gobierno tendrá dificultades en el manejo de las transacciones externas del país. El economista Pedro Palma explicó que con el precio promedio de la cesta petrolera venezolana en las primeras siete semanas del año, de 36,30 dólares el barril, los ingresos diarios que hoy se perciben por ventas de crudo son menos de la mitad de 2008.
Por lo que ­advierte-si se mantiene esa situación en lo que resta de 2009 y si se toman como ciertos los niveles de producción y exportación reportados por Pdvsa, las ventas externas de este año equivaldrían a 70% de las importaciones de mercancías efectuadas el pasado año.

"La situación sería mucho más grave si damos por valederos los volúmenes de exportación de Venezuela reportados por la OPEP y por la Agencia Internacional de Energía, según las cuales sólo se producen 2,35 millones de barriles diarios.

En este caso, y si se mantienen los precios actuales, el valor de las ventas de hidrocarburos de 2009 sería inferior a 50% de las importaciones de 2008".

Palma considera que si en los próximos meses los precios del crudo se recuperan y el promedio de la cesta petrolera venezolana se coloca en torno a 45 dólares, "la situación sería aún crítica", porque esa recuperación obedece a los recortes aplicados por la OPEP, lo cual implicaría menos volúmenes de exportación para Venezuela.

"La prioridad este año será la reducción de las compras externas, como única vía para evitar la materialización de desequilibrios externos muy difíciles de manejar, dada la severa restricción del crédito en los mercados financieros mundiales. Se intentará restringir los volúmenes de importación y limitaciones en la cantidad de dólares preferenciales", advirtió el especialista durante su discurso en la Academia Nacional de Ciencias Económicas para asumir la presidencia de esa institución.

Consecuencias de la crisis. El economista sostiene que una de las consecuencias para Venezuela de la crisis financiera mundial es que ésta generará situaciones difíciles para múltiples unidades productivas. Explicó que menos ventas en el mercado local, limitadas posibilidades de exportación debido a la contracción de la demanda mundial y precios internacionales de los productos básicos crearán dificultades a las empresas. "Las restricciones de financiamiento, las mayores tasas de interés en el mercado interno y el endurecimiento de condiciones impuestas por los proveedores de insumos tenderán a agravar la situación, particularmente la de aquellas empresas con obligaciones de moneda extranjera", dijo.

Destacó que las restricciones para obtener divisas y las dificultades para adquirir insumos y productos en el exterior dificultará las operaciones de muchas firmas.

El Nacional
Ahiana Figueroa