domingo, 1 de febrero de 2009

Los medios financiados por el gobierno de Chávez están publicando artículos antisemitas –y no solo antisraelíes– prácticamente a diario.










Imágenes de los destrozos en la sinagoga Tiferet Israel



Andrés Oppenheimer en su columna de El Nuevo Herald, advierte el aumento de incidentes antisemitas en Latinoamérica, esto lo hizo incluso antes del ataque a una Sinagoga en Caracas.

Ésta es su columna completa, publicada el 29 de enero por El Nuevo Herald:

Hay un aumento de incidentes antisemitas en Latinoamérica tras el conflicto palestino-israelí en Gaza, y lo más preocupante es que es un fenómeno frecuentemente alimentado por la propaganda racista de medios de comunicación con patrocinio estatal.

Es cierto que siempre ha habido incidentes antisraelitas aislados en Latinoamérica, al igual que en otras partes del mundo. Pero ahora, tras la autoproclamada “alianza estratégica” del presidente venezolano Hugo Chávez con el gobierno abiertamente antisemita de Irán, se advierte un visible incremento de propaganda antijudía en los medios de comunicación regionales financiados por Venezuela.

Eso está generando un creciente racismo antijudío. En Argentina, el gobierno populista de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner se sintió obligado a condenar los incidentes antisemitas el miércoles, luego de que el conocido activista político Luis D’Elia –un ex funcionario de Néstor Kirchner que permanece próximo al Gobierno, y a Chávez– encabezó manifestaciones contra Israel en la que los participantes enarbolaban signos en los que se igualaban las esvásticas nazis con estrellas de David.

Esta semana, un pequeño grupo de manifestantes que expresaban su repudio a Israel se congregaron frente a un hotel propiedad del prominente empresario judío Eduardo Elsztain, gritándole “rata” y otros epítetos injuriosos.

“Lo acosaron simplemente por ser judío”, me dijo desde Buenos Aires el director del Centro Simon Wiesenthal para América Latina, Sergio Widder. “Esto establece un precedente peligroso: si el Gobierno no les pone limite, mañana acosarán a cualquier otra persona por ser judío”.

El ministro de Justicia Aníbal Fernández dijo el miércoles, un día después de haber negado el aumento del antisemitismo en Argentina, que había pedido filmaciones del incidente, agregando que el acoso contra Elsztain era “una locura” y algo ‘‘inaceptable”.

En Brasil, una declaración del 5 de enero del Partido de los Trabajadores, fundado por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, alegó que el ataque de Israel a Gaza para impedir que los terroristas de Hamas siguieran disparando cohetes contra el territorio israelí era una “típica práctica nazi”. La declaración no mencionaba los miles de cohetes disparados por Hamas sobre territorio israelí en los últimos años, ni la carta orgánica del grupo terrorista, que reclama la aniquilación de Israel.

Pero en ninguna parte de la región existe un problema de antisemitismo tan preocupante como en Venezuela, afirman grupos que luchan contra la discriminación racial.

“Estamos viendo expresiones de antisemitismo en varios países, pero casi todos ellos vienen de grupos marginales”, me dijo Dina Siegel Vann, directora de Asuntos Latinoamericanos del Comité Judío Americano, con sede en Nueva York. “Venezuela es el único país donde hay una campaña sistemática patrocinada por el Estado”.

Los funcionarios venezolanos niegan cualquier tendencia antisemita, citando el hecho de que Chávez firmó en noviembre del 2008 una declaración conjunta con los presidentes de Argentina y Brasil condenando la intolerancia religiosa, “particularmente el antisemitismo y el antislamismo”.

Pero Chávez, quien recientemente expulsó al embajador de Israel, puso en la mirilla específicamente a la comunidad judío-venezolana cuando habló del conflicto de Gaza en una entrevista con la cadena estatal venezolana VTV el 6 de enero.

“Ojalá la comunidad judío-venezolana se pronunciara en contra de esta barbarie. ¡Háganlo!”, dijo Chávez, según lo citó la agencia de noticias Efe. “¿No rechazan los judíos el holocausto? ¿Y qué es lo que estamos viendo? ¡Háganlo!”

Los medios financiados por el gobierno de Chávez están publicando artículos antisemitas –y no solo antisraelíes– prácticamente a diario.

El 22 de enero, un artículo publicado en www-aporrea.org exigía “denunciar públicamente con nombre y apellido a los integrantes de grupos judíos de poder con presencia en Venezuela”, así como también a “emplazar públicamente a todo judío que se encuentre en cualquier calle, centro comercial, plaza, etc., a que tome posición vociferándole consignas a favor de Palestina y en contra del estado-aborto de Israel”.

Mientras escribo esto, un rápido vistazo al sitio web de Telesur, la cadena de televisión regional con sede en Venezuela cuyos principales accionistas son los gobiernos de Venezuela, Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, y Nicaragua, me muestra un artículo titulado Las ruinas de Gaza, que acusa a Israel y a ‘‘los judíos del mundo” de no denunciar las supuestas atrocidades cometidas por los soldados israelíes y los “aviones judíos” en Gaza.

Mi opinión: No discuto el derecho de nadie a criticar a Israel por usar una fuerza excesiva en Gaza, aunque pienso que ambas partes son responsables de la tragedia que está ocurriendo allí. Pero introducir a los “judíos del mundo” –o, para el caso, al “mundo islámico”– en lo que debería ser tratado como un conflicto nacional-territorial, es una muestra tajante de racismo, que contribuye a crear un clima de opinión como los que llevaron a algunas de las peores tragedias de la humanidad.

Los incidentes antisemitas en Latinoamérica
ANDRES OPPENHEIMER
El Nuevo Herald

http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/23797/chavez-y-los-ataques-antisemitas-en-latinoamerica/