miércoles, 3 de septiembre de 2008

La ruina de la moral chavista


Está en los alrededores, se nota en cada protesta a lo largo de la geografía nacional. Son miles los protestantes diarios, los inconformes que se arropan con la negación del insulto a la mayoría de los venezolanos para tratar de obtener algo: No somos golpistas ni terroristas ni guarimberos, aclaran señalando a otros, degradando sus propios derechos, entregándose a la discriminación, siempre que sea con otros y no con ellos. Esa enfermedad moral comienza a devorarlos, comienza a hacer estragos desde lo más adentro del chavismo: Pasan los años y sólo unos pocos han “cobrado” lo suyo. Parafraseando al poeta Octavio Montiel, con cada apagón abren más los ojos.

Muller Rojas afirma que pueden cobrar más de dos mil bolívares por cubierto en la cena de gala del PSUV porque la “clase media” se gastaba eso en las discotecas. El contralor Russián duerme mientras Juan Barreto viaja con una comitiva de 23 personas a Moscú y Europa, a dos meses de entregar su alcaldía. A la tripulación de Conviasa le decretaron pena de muerte al obligarlos a llevar una chatarra voladora a Ecuador. Los sindicalistas rojos de Sidor celebraron la estatización de esa empresa a costa de los impuestos que necesitan los enfermos, ancianos y niños venezolanos. Chávez recibe y abraza a Daniel Ortega, quien sodomizó a su hijastra Zoilamérica por veinte años. El mismo Chávez juró en decenas de oportunidades que no tenía “ninguna” relación con las Farc.

El CNE se hace la vista gorda ante las cadenas proselitistas presidenciales y el uso del todo el aparataje de información nacional al servicio de una parcialidad política, ahora apenas reacciona el PPT cuando ya no forma parte de la gavilla. El TSJ es incapaz de reaccionar ante la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de reintegrar a los magistrados injustamente destituidos. Cientos compraron a las afueras del metro de Caracas el arroz que le “robaron” a una cadena de supermercados, sin más criterio que el de un funcionario público. Sin derecho a la defensa. Miles verán su gran inversión, el vehículo, degradarse al observar complacientemente como una mafia toma y detiene las operaciones de la General Motors en Venezuela: eso 3.600 trabajadores y 65.000 empresas de repuestos luego les harán falta, cuando el carro no les funcione.


Pero lo más ruinoso es el desprecio que sienten por la memoria de quienes nos han acompañado. Las morgues en el país son inaceptables, su funcionamiento viola todas las normas de convivencia humana posibles. Son simplemente dantescas. La foto al final de esta nota es la furgoneta del CICPC de San Carlos del Zulia. Lo que lleva en el techo es un cadáver. Sucedió ayer.


Fuente: Diario La Verdad

David MORÁN BOHÓRQUEZ
Noticiero Digital

http://www.noticierodigital.com/forum/viewtopic.php?t=427462

1 comentario:

VENEZUELA EN LIBERTAD dijo...

La actual politica venezolana todos sabemos es un desastre autentico para el pais y para los venezolanos todos.
Es lo que les interesa a estos terrorista comunistas de america latina, Ortega terrorista sandinista y ex-golpista, Chavez ex-golpista y presta apoyo al terrorismo FARC y permite el narcotrafico,además compra armas a la oligarquia rusa, Morales ya tiene la guerra civil montada en su pais y se va a visitar Libia por orden de su jefe Chavez para entrevistarse con el maximo dictador y oligarca que es Gadafi (Menudo ejemplo de democracia)... Que pueden esperar los pueblos, mas poder del pueblo???, no claro que no
LEELO EN VENEZUELA EN LIBERTAD
http://xado.blogspot.com